«A una crisis de la presidencia»

Se ha dicho mucho con la intención de explicar las razones de los ataques mediáticos de la dirigencia política de primera línea de la oposición nacional en nuestra provincia, por la presencia de  personajes adictos a los  sed televisivos porteños.
Algunos consideran que es un ataque al único y último proyecto político de raíz peronista que no conoce la derrota en las urnas desde su llegada en 1983, otros piensan que utilizan estos ataques a nuestro gobierno provincial para obtener notoriedad política provincial, nacional y así sacar provecho político del mismo. Teniendo en cuenta los resultados de las elecciones del último 14 de noviembre la idea de exponer mediáticamente a algunas personas da un resultado exitoso en el plano electoral (Ex Juez que diseminó el virus en la provincia como consecuencia de sus fallos, hoy es diputado nacional, una concejala sé convirtió en diputada provincial y el comerciante que insito a la ciudadanía a violar las restricciones abriendo la puerta de su comercio en horarios no permitido por la pandemia, hoy es concejal); existen otras explicación que en ésta oportunidad no la vamos a citar para no extendernos mucho en la presente.
En mí opinión para explicar los ataques planificado por la oligarquía argentina de ideología política  neoliberalismo, o la que  convenga a sus intereses; debería analizarse también desde los conceptos expresados por el economista Alfonzo Prat Gay: «…cada 10 años nos dejamos cooptar por un caudillo que viene del norte o del sur… apareció de la nada y resulta que se quedó con todo el poder».
La oligarquía argentina, detesta nuestro país, desprecia nuestra cultura e ideosincrasia. Este reducido número de familias con identidad argentina, pero que añoran lo europeo o todo lo que represente al país del norte, en términos políticos  le sucedió el gobierno de don Hipólito Irigoyen, el de Juan Domingo Perón y el de Néstor, quien se vió obligado a adelantar su idea presidencial por la crisis del 2001, asimismo el de Cristina. Hoy luchan con todas sus armas tramposas, traicionera para que cómo dice Prat Gay no le suceda un gobierno de la mano de un líder al qué llaman caudillo cómo Gildo Insfrán.
El y la caudille del sur ya les apareció ya les sucedió por tres periodos consecutivos, ahora hacen todo lo posible para  que ése líder de la zona que sita el economista, no les suceda, no les pase. Gildo es uno de los líderes con mayor poder hoy en el país,  por  su trayectoria, por su obra revolucionaria en la provincia y además por  ser el presidente del órgano partidario más poderoso de la vida política argentina – el Congreso Nacional del Partido Justicialista – que como  órgano fundamental,  de la mano de Gildo, logró la más grande e histórica unidad del campo nacional y popular para ganar las elecciones en 2019.
Es a todo ello, lo que ataca la oligarquía antipatria, a su vez, es aquello lo que nos exige cómo ciudadanos y militantes cuidar a Gildo, pero  no de las y los dirigentes políticos locales que actúan cómo cadetes; sino  aquél verdadero poder, el que se expresa en las más altas esferas de la justicia, la política y la economía  impidiendo el desarrollo de nuestra nación.
Hoy ya enviaron a su primer emisario de cara al 2023, un negacionista misógino y discriminador. Pero aquí seguiremos para dar batalla ante cualquiera a quien envíen y  sigan generando crisis económicas, ello hace que más acerque a nuestro líder, al sillón de Rivadavia.

J.R Lezcano

Nuevo Encuentro

Comentarios Facebook