Abusos en el Instituto Próvolo: la Justicia ordenó que la monja Kumico continúe con prisión preventiva

La Justicia de Mendoza dispuso que la monja japonesa Kosaka Kumiko continúe con prisión preventiva tras la incorporación a la causa de nuevas acusaciones en su contra por abusos sexuales a niños hipoacúsicos cometidos en el Instituto Próvolo de la provincia de Mendoza.
La decisión fue adoptada por la jueza Mariana Gardey, quien dispuso que la religiosa continúe con prisión preventiva domiciliaria con el uso de tobillera. De esta manera rechazó el pedido de la defensa, a cargo de Carlos Varela Álvarez, quien antes de la última feria judicial había solicit+ado la nulidad de la detención.
La religiosa está imputada en la causa, acusada de “participación primaria” en nueve hechos de abuso sexual y corrupción de menores en el Instituto Próvolo desde 2004 hasta 2012, período en que se desempeñó en el establecimiento.
Según los testigos, ella golpeaba y ocultaba las heridas de los menores abusados. Kumiko se encuentra detenida en un convento. El pasado abril la Justicia resolvió otorgarle la libertad previo pago de una fianza que se fijó en 2 millones de pesos.
Sin embargo, antes de que le fuera concedida la libertad, el fiscal de la causa, Gustavo Stroppiana, solicitó nuevamente su detención debido a las nuevas denuncias recibidas en su contra por parte de ex alumnos del Próvolo. La jueza hizo lugar al pedido del fiscal.
En la causa principal están imputados los curas Nicola Corradi, Horacio Corbacho y el administrativo Armando Gómez por “abuso sexual con acceso carnal agravado en concurso real con corrupción de menores”, cuyo juicio se retomará el lunes próximo a las 9, jornada que se aguarda la declaración de una nuevo testigo.

Comentarios Facebook