Actividad económica de noviembre confirmaría el buen cierre de año, pero la falta de dólares presiona las cuentas

El Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC) informará el martes la evolución que registró la actividad económica en noviembre pasado, un mes signado por una recuperación en la industria, la construcción y el sector agrícola.
El organismo difundirá la variación del Estimador Mensual de la Actividad Económica (EMAE), que en octubre mostró una suba del 6,7% interanual y una merma del 0,8% en relación a septiembre. En noviembre el nivel de actividad industrial reflejó una mejora de 10,1% interanual y un alza del 4,8% en relación a octubre.
Algo similar ocurrió con el sector de la construcción, que subió en noviembre 8,4% interanual y 0,4% frente a octubre. En el sector agrícola, en noviembre comenzó la cosecha de trigo que -según estimaciones de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires- finalizó con una producción récord de 21,8 millones de toneladas. En tanto, la recaudación tributaria durante el décimo primer mes del año pasado creció 59% interanual, por encima de la inflación, impulsado por los tributos relacionados con el consumo interno como el IVA, que creció 55,4%.
Según la consultora EcoGo, en términos interanuales la actividad evidencia un crecimiento del 7,4% y deja una expansión acumulada en el año del 9,8%. De mantenerse este nivel de actividad en el último mes del 2021, el crecimiento se confirma en torno a un 10%.
Por el lado de la oferta, se destaca un crecimiento de la economía en noviembre. Desde el lado de la oferta importada creció 6,4% respecto a octubre, recomponiéndose de las limitaciones para el pago en el MULC. En términos interanuales representa un avance del 15,6%, el doble del promedio de la economía local.
Bienes, continuó creciendo por séptimo mes consecutivo también en noviembre, según el pronóstico de EcoGo. En servicios, destacan el crecimiento del 0,6% mensual y del 7,4% a nivel interanual.
Respecto al impacto covid, la actividad se coloca en el mes de noviembre un 2,9% por encima de niveles pre pandémicos. “Los sectores de afectación severa desaceleraron su recuperación y se mantienen en torno al 6% por debajo de niveles pre pandémicos. Los sectores de afectación intermedia, impulsados por la industria y la construcción, se encuentran un 4,6% arriba de niveles pre pandémicos mientras que, los sectores sin afectación mantuvieron un crecimiento de 1,3% y se colocaron 2% por arriba del período pre pandemia”.
En relación a la demanda, se confirmaría una tendencia creciente de la inversión. Según las primeras estimaciones de privados, la inversión habría alcanzado en noviembre máximos en términos interanuales: un crecimiento del 5,3% y un acumulado del 23,9% según EcoGo.
El consumo, es otro de los repuntes más importantes por el lado de la demanda: si bien logró alcanzar máximos anuales, de la mano de la liberación de actividades y la mejora de los ingresos por el aumento del empleo y los ingresos reales, el consumo empezó a repuntar pese a que se sitúa por debajo de valores históricos.

En la mira del 2022

De acuerdo a sus estimaciones, la suma de la sequía y de la baja de los precios internacionales esperados causarían “un descenso de las exportaciones de u$s6.700 millones a lo largo del año”.
En este contexto, Eco Go explicó que esta situación “afecta las expectativas de la economía por una doble vía: por un lado, reduce la oferta de divisas y determina la necesidad de reducir las importaciones (ya sea restringiendo cantidades o elevando su precio) y por otro reduce la actividad económica por las menores cantidades exportadas, transportadas y comercializadas”.
Según el análisis, la caída de la oferta de divisas, sosteniendo sin cambios la acumulación de reservas (la meta pautada por Guzmán para este año de un crecimiento de entre u$s3.000 y u$s4.000 millones) “implicaría que debería reducirse la demanda para importaciones en tal cuantía; así, los pagos de las compras externas deberían retroceder por encima del 10% en el año, sí sólo se afectaría ese ítem y no se consiguieran fuentes adicionales de divisas”.
“La contracara del menor volumen de la cosecha y de la mayor restricción sobre las importaciones será que no se va a poder sostener el nivel de actividad de diciembre (que es el que dejaría el arrastre de 2,5% para 2022)”, argumentó.
Eco Go aseguró que “el mayor impacto viene por la dificultad para financiar las importaciones en un contexto de escasez de dólares”.
De esta manera, Eco Go proyectó que “con la nueva valorización de la cosecha, las importaciones deberían caer 12% respecto a 2021 y 17% respecto al nivel de diciembre”.

Comentarios Facebook