Alberto Fernández y su opinión sobre la legalización de la marihuana

El presidente dijo que el consumidor es una víctima, que el daño que genera es menor o equivalente al del tabaco y expresó que hay hipocresía en el tratamiento social del tema. Fue en respuesta a la consulta de una estudiante en el segundo Encuentro Federal de Derecho
Jacqueline, una estudiante de la Facultad de Ciencias Jurídicas de la Universidad Nacional de la Patagonia, le preguntó a Alberto Fernández qué opinaba de la legalización de la marihuana. Cerca del cierre del segundo Encuentro Federal de Derecho, el Presidente respondió que, en comparación con esta última, las otras preguntas habían sido más fáciles. Tal vez como nunca antes, el mandatario se explayó sobre este polémico tema. Jaqueline vinculó su inquietud con la despenalización del aborto y la militancia y la movilización popular en contra de su criminalización: “Otra de las grandes demandas de la juventud y de la sociedad -dijo la joven-, es la legalización del cannabis para uso recreativo. Queremos saber cuál es su mirada y si es posible que suceda durante su gestión”.
Hace dos semanas, el Senado dio media sanción a la ley que regula la producción industrial del cannabis, sus semillas y derivados a partir de la creación de la Agencia Regulatoria de la Industria del Cáñamo y del Cannabis Medicinal (ARICCAME). La norma se aprobó el 15 de julio, un mes después de que el Poder Ejecutivo ingresara el anteproyecto en la Cámara, con el voto afirmativo de 56 legisladores, 5 negativos y una abstención. Durante su gestión, Alberto Fernández impulsó una medida que aspira a convertir al país en un líder regional en el negocio del cannabis industrial, confiado en las capacidades agropecuarias y científico-tecnológicas locales. La pregunta de Jacqueline le permitió al presidente exponer su opinión al respecto.
“El derecho va siempre detrás de la cultura”, dijo Fernández y coincidió que las manifestaciones de los grupos feministas en los que se reclamaba la legalización del aborto, indujo al Estado a legislar en ese sentido. “Ahora se abre otro debate, que es sobre el uso de la marihuana, concretamente con fines recreativos. El debate ahí es un poco más confuso”, expresó, como antesala de su opinión. También aludió a la hipocresía, a las industrias del tabaco y el alcohol, a la Ley Seca que se estableció en los Estados Unidos entre el 17 de enero de 1920 y el 6 de diciembre de 1933, a la salud, al tabú, a los consumidores y a los narcotraficantes.
“Tenemos que vencer y poner en debate una cuestión que tiene que ver con la hipocresía social en la que vivimos. Hay una parte nuestra que soporta cierta hipocresía. Que la marihuana es tóxica no está en tela de juicio. Pero también el tabaco es tóxico y también el alcohol es tóxico. Y sin embargo hay toda una industria montada detrás del tabaco y el alcohol donde lo tóxico pasa a un segundo plano. El mayor problema que sufre nuestra juventud en materia de adicciones no es precisamente por la marihuana, es por el alcohol. Nuestros jóvenes se dañan y dañan su físico antes que nada por el alcohol. Ahí está montada toda una industria que es muy difícil de cuestionar. También hay una admisión social en favor de que el alcohol se venda y se consuma. Esta admisión social no existe respecto de las drogas”, apuntó.
Expresó que la marihuana es una droga blanda y dijo que el daño que genera “es menor o equivalente al del tabaco”. Aclaró que no es un juicio propio, sino una versión que tomó de los entendidos en la materia. “Es un debate que en algún momento va a haber que dar”, interpretó Alberto Fernández, quien en marzo de este año en una entrevista que le hizo el influencer Tomás Quintín Palma para el programa De mil humores (por Canal 9), se limitó a cuestionar la penalización por parte del Estado: “Yo tengo una mirada, la verdad, muy liberal sobre este tipo de cosas. Liberal en el mejor sentido de la palabra, no neoliberal, sino en el sentido de que, finalmente, es el riesgo que corre cada uno. Todos sabemos que el alcohol, el tabaco, la marihuana y las drogas dañan la salud, todos lo sabemos, pero hay gente que la pasa bien dañándose, qué sé yo, y no sé si es el Estado el que debe decirles que no lo hagan”.

Comentarios Facebook