Alerta automotriz por cambio en impuestos a los autos de alta gama

El plazo del esquema que debía regir desde ayer hasta el 28 de febrero se vio recortado al 31 de diciembre. En la práctica, significa que la actualización del monto establecido a partir del cual se paga este tributo duraría menos tiempo del esperado y, desde el 1 de enero, se desconoce el valor sobre el cual se liquidará este gravamen.


El problema radica en que este hecho se produce en medio de un cambio de gobierno y los funcionarios que prometieron solucionar el problema dejarán sus cargos el 9 de diciembre y los entrantes deberán atender temas de mayor urgencia como para darle rápida respuesta al caso en cuestión.

El plazo del esquema que debía regir hasta el 28 de febrero se vio recortado al 31 de diciembre, según apareció publicado en la resolución que figura en el sitio oficial de la AFIP. Hasta la semana pasada, la norma que se podía consultar por internet establecía, como estaba previsto, que las actuales condiciones tenían vigencia por tres meses y no por uno.

El dato no es menor ya que, en la práctica, significa que la actualización del monto establecido a partir del cual se paga este tributo duraría menos tiempo del esperado y, desde el 1 de enero, se desconoce el valor sobre el cual se liquidará este gravamen. Esto obligaría a las terminales e importadores a recalcular su plan de negocio.

Alertados por Ámbito, en la asociación que agrupa a los fabricantes (ADEFA) se encendió la luz de alarma por el extraño cambio. “No sabíamos nada. Es una sorpresa” dijeron en la entidad ante la consulta de este diario.

La misma respuesta se repitió en varias automotrices. A partir de ese momento, tanto desde la asociación como de las empresas, comenzaron a llamar a funcionarios para aclarar la situación.

Según la ley de Impuestos Internos, que empezó a regir a comienzos de este año, la base imponible debe ser ajustada trimestralmente tomando en cuenta la inflación del período anterior. Desde comienzos de diciembre, este aumento estableció que los vehículos de más de más de $1.831.084 de precio mayorista o de alrededor de $2.600.000 de valor al público paguen una alícuota de 20% del precio final. Por la forma de cálculo de este tributo, los modelos afectados sufren un incremento de su valor de 25%.

La resolución que figura hoy en AFIP y la que estaba vigente antes, con el cambio que soprendió a las automotrices.

Con el cambio de plazos que apareció subido en las últimas horas a la página de la AFIP, esta escala dejará de tener efecto a fin de este año.

Comentarios Facebook