Ante constantes situaciones de violencia, docentes de Ingeniero Juárez piden seguridad

Docentes que trabajan en la EPES MEIB Nº 3 de la localidad de Ingeniero Juárez enviaron una nota a la directora de dicha institución para plantear la gran preocupación que existe en torno a la situación de violencia que atraviesa y rodea a la escuela en cuestión. Indicaron que de no tener respuestas e intervención de las autoridades pertinentes interrumpirán su trabajo por no poder desarrollarse en ambientes escolares seguros y saludables.
En primera instancia, solicitan que se informe de manera urgente a las autoridades ministeriales y a la Subsecretaría de la Niñez, Adolescencia y Familia, quienes arbitrarán los medios para la protección, auxilio y contención de todos los miembros de la comunidad educativa perjudicados por la situación, y también insisten en la necesidad de realizar la correspondiente denuncia penal ante la Magistratura pertinente.
Según se pudo saber, dichas situaciones de violencia se vienen registrando de manera constante tanto en las afueras del establecimiento, como en el patio e interior del mismo y tiene como protagonistas a vecinos, padres y alumnos del lugar. En este marco, se deja en claro que los hechos han ido agravándose con el correr del tiempo, ya que como es de público conocimiento desde hace varios años en esta comunidad vienen sucediendo hechos de violencia y diversos enfrentamientos entre miembros de la misma, en las que están involucrados en algunas oportunidades los estudiantes, por lo cual los acontecimientos se trasladan a la institución educativa de manera creciente poniendo en riesgo a todos.
Pata los docentes «la situación mencionada constituye un evento fuera de lo común, que de ninguna manera debe ser naturalizada, sino más bien neutralizada y erradicada de la institución, puesto que va contra el bienestar común y el ambiente escolar propio de una institución educativa ya que entre los derechos comprometidos está el Derecho a la vida, a la salud (física y mental), al trabajo, a la propiedad, entre otros».
Los incidentes suscitados preocupan sobremanera a los padres, docentes y alumnos, por lo que los educadores solicitan que se les garantice «el desarrollo de sus tareas en condiciones dignas de seguridad e higiene» y que en el ámbito educativo se garantice el respeto a los derechos de los niños y adolescentes.
Concretamente y de manera inmediata piden: vigilancia policial en el horario escolar en el edificio durante el año lectivo, en adelante; también el nombramiento de los integrantes del gabinete psicopedagógico para el asesoramiento y asistencia en el abordaje de estas problemáticas; de la misma forma solicitan el acompañamiento y colaboración del Equipo Técnico de EIB con el Proyecto Interinstitucional que se está gestando para desarrollar su actividad o para abordar esta problemática que creen es mucho más compleja.
Finalmente, de persistir las situaciones y si no se toma cartas en el asunto, alertaron que interrumpirán su trabajo por creer, por motivos razonables, que ésta entraña un peligro inminente y grave para su salud o su vida, ya que lo único que quieren es desarrollar su actividad profesional en ambientes escolares seguros y saludables.

Comentarios Facebook