Arabia Saudita: tras nueve días y 5587 kilómetros, los líderes están separados por solo 24 segundos

El español Carlos Sainz y el qatarí Nasser Al Attiyah hicieron buena parte del recorrido a campo traviesa y están casi empatados a tres etapas del final de la prueba.
A fondo por Arabia Saudita. Acelerando sobre terrenos desconocidos por todos. Es la primera vez que el Dakar ​compite en Oriente Medio. Las dos estructuras más poderosas de la especialidad disponen de la alta tecnología para ajustar los vehículos a las dunas y el misterioso desierto. Los pilotos, sin miramientos, van a fondo para ganar cada décima de segundo. Y tras recorrer 5587 kilómetros de carrera, Carlos Sainz y Nasser Al Attiyah están separados por apenas 24 segundos. Un virtual empate.
La escasa diferencia sorprende. A propios y extraños. Una diferencia mínima para una competencia que está más abierta que nunca en Arabia Saudita.
La 9ª etapa del Dakar 2020 generó sorpresas. Porque el piloto español llevaba una ventaja de más de 6 minutos hasta la salida del campamento de Wadi Al Dawasir. Sin embargo Sainz padeció inconvenientes de navegación antes del kilómetro 156, por lo que perdió mucho tiempo -unos 5 minutos aproximadamente- y a partir de allí trató de recuperar lo que había cedido.
Pero eso no fue todo. Un neumático también le generó retrasos. No se pinchó, pero se desbandó, por lo que tuvo que cambiarlo. Esa operación demanda otros tres minutos. Parecía que todo salía mal para el piloto español del equipo X-Raid, con el Mini.
«Fue un día malo. En la primera parte de la especial nos fuimos por un sitio que no tocaba y perdimos unos 5 minutos”, explicó el piloto español tras culminar la 9ª etapa, que unió a Wadi Al-Dawasir con Haradh.
“En la segunda parte, de repente se ha salido la banda de rodadura de un neumático. No hemos pinchado, pero hemos tenido que parar a cambiar la rueda. En este coche es largo. Son tres minutos», indicó el piloto de Mini.
Como contrapartida, Al Attiyah tuvo una etapa casi perfecta. El representante de Toyota Gazoo Racing fue segundo, detrás de Stephane Peterhansel, que volvió a ganar una etapa en este Dakar, con el otro Mini del X-Raid.
Tras el problema de Sainz, el rendimiento de los tres de adelante no varió. Durante toda la jornada, Peterhansel y Al Attiyah aceleraron al mismo tiempo, hasta que finalmente llegaron a la meta con sólo 15 segundos de ventaja a favor del récordman del Dakar, Peterhansel.
La clasificación general quedó muy apretada. Sainz saldrá en la 10ª etapa, que es “maratón”, con 24 segundos sobre Al-Attiyah y 6m38s sobre Peterhansel, que también mete presión.
El qatarí ahora se encuentra en una posición más que expectante. “Está bien, porque el buggy Mini es muy rápido e intentamos hacerlo lo mejor que podemos. El objetivo era recortar tiempo frente a Carlos, así que estoy bastante contento con nuestro trabajo. Mañana y pasado va a ser difícil para todo el mundo. Stéphane abrirá pista en la etapa maratón, lo que nos viene bien a nosotros. Los tres coches están cerca y pueden ganar el Dakar”, explicó el piloto de Toyota.
“No podíamos bajar mucho el ritmo, aunque tuviéramos miedo de provocar algún destrozo, porque solo así podíamos recortar distancias. Supone asumir grandes riesgos. Ha sido una buena especial para nosotros. Hemos salido a matar. Hemos intentado mantener el ritmo de principio a fin”, indicó Al Attiyah.
En el campamento de Haradh, el qatarí añadió: “La primera parte era dura, al más puro estilo de Marruecos, pero no hemos tenido ningún pinchazo. Al final de la primera etapa maratón y al inicio de la segunda habrá grandes dunas que superar. Por el momento no las hemos tenido. Si nos metemos en un gran embudo o si nos quedamos atascados en una gran duna partida, podemos perder veinte o treinta minutos. Así que todavía pueden pasar muchas cosas”.
Fue una etapa extensa, con una prueba especial de 410 kilómetros a Haradh, una zona emblemática del petróleo árabe. Y si el petróleo es emblema de este país, también son los camellos, que en un sector determinado estaban en medio de la ruta que estaba marcada en el roadbook, por lo que la organización debió espantarlos con los helicópteros, para quitar todo riesgo.
El español Fernando Alonso​ (Toyota), que era el segundo piloto en abrir la pista, fue 9° en la etapa, delante del argentino Orly Terranova (Mini).
La 10ª etapa será desde Haradh hasta Shubaytah, sobre un recorrido total de 608 kilómetros, de los cuales 534 serán de prueba especial, sin servicio de asistencia, ya que quedarán en el campamento de Haradh, a la espera de mañana.

Comentarios Facebook