Arcor busca captar $2.000 millones para refinanciar sus deudas

Al filo del fin de semana último Arcor anunció su intención de salir a captar en el mercado de capitales local hasta $2.000 millones, que serían utilizados para refinanciar parte de sus deudas bancarias con vencimiento de corto plazo y para capital de trabajo.

Específicamente la empresa alimenticia pidió a la Comisión Nacional de Valores (CNV) su autorización para hacerlo a través de la emisión de Obligaciones Negociables (ON), en el marco de un programa global que tiene en marcha por hasta u$s800 millones.

Al respecto, la calificadora de riesgo Fix, analizaba en su último informe: “A septiembre de 2019, Arcor presentaba caja y equivalentes por u$s160 millones y u$s296 millones de deuda de corto plazo. Los vencimientos más significativos en dólares se encuentran en 2023. Fix considera que la emisión de las Obligaciones Negociables a 18 meses se encuentra dentro de un proceso de refinanciación habitual de la compañía y será positivo para aliviar los vencimientos de 2020”.

Mientras tanto y según detallan desde el sector, el lanzamiento de la ON Clase 12 todavía no tiene una fecha concreta y en este marco fuentes de la empresa confirmaron que la intención es ejecutarlo durante el primer semestre de 2020 pero, por supuesto, todo depende de la volatilidad que presente la economía argentina.

En este contexto, al filo de las semana pasada, la calificadora de riesgo Fix detalló en un informe que considera que la compañía posee riesgo de descalce de moneda ya que a septiembre 2019, más del 60% de la deuda de Arcor estaba denominada en moneda extranjera, mientras que la generación de fondos se concentra mayoritariamente en la Argentina, es decir en pesos.

Este ha sido un año al menos complejo para la alimenticia comandada por Luis Pagani, a septiembre ya acumulaba pérdidas por poco más de $2.600 millones, producto, en gran medida, de la caída de las ventas y el incremento de los costos de producción.

A la par, la firma no encontraba en el sistema bancario local posibilidades de crédito conveniente. Según se desprende de sus balances, la deuda financiera de la empresa, a septiembre de este año ascendía a u$s902 millones.

Lo cierto es que esta abultada deuda en moneda extranjera también se explica por las fuertes inversiones que la firma concretó en los últimos tres años, entre las que se destacan, la compra de la firma dedicada a la fabricación de envases Zucamor y el segmento de postres y yogures de Mastellone Hermanos (La Serenisima).

A su vez, este 2019 también estuvo signado por el cierre de dos de sus establecimientos productivos, en Mendoza y en Río Negro, pero a pesar de esta situación, la firma continúa siendo líder en los segmentos en los que opera y encuentra fortalezas respecto a mucho de sus competidores.

Al respecto Fix, explica: “Arcor ha mostrado resiliencia a los vaivenes de actividad económica en Argentina demostrada por su baja volatilidad en la rentabilidad. La integración vertical de sus operaciones, los negocios complementarios en empaques y su amplia red de distribución son factores que favorecen el modelo de negocio en el largo plazo y amortiguan los ciclos negativos”.

Actualmente la firma opera 45 plantas industriales ubicadas en Argentina, Brasil, Chile, México y Perú donde fabrica más de 1.500 productos. La compañía presenta en Argentina un elevado grado de integración vertical, destacándose la producción de envases, de fructosa, glucosa, azúcar, leche, sémola y alcohol de cereales.

En este sentido la empresa posee siete tambos, un ingenio azucarero, además de las empresas dedicadas a la fabricación de envases.

Comentarios Facebook