ATE FORMOSA: “Tomar conciencia del pasado para construir nuestro futuro”

A 45 años del golpe de Estado que instauró la dictadura más feroz y sangrienta de toda Sudamérica, la Asociación Trabajadores del Estado de Formosa ratifica una vez más su compromiso con la democracia y la defensa irrestricta de los derechos humanos, a la vez que condena todo intento desestabilizador de un gobierno constitucional, no importa su signo político.

En este nuevo aniversario del Golpe genocida del 24 de marzo de 1976 recordamos a las y los 30.000 detenidos-desaparecidos, a las 10.000 presas y presos políticos; a los miles de exiliados y sobrevivientes; y reivindicamos sus luchas en organizaciones sociales, sindicales, estudiantiles y políticas.

El plan represivo fue planificado a nivel de las máximas autoridades, pero ejecutado a través de todas las jerarquías militares y con la participación de todas las instituciones de gestión estatal y empresarial, como así también la cúpula de la Iglesia y la corporación judicial. En ese marco, se implementó el Plan Cóndor: la acción conjunta criminal de las dictaduras de Chile, Uruguay, Brasil, Bolivia, Paraguay y Argentina.

Juicio y castigo a todos los culpables sigue siendo el objetivo de ATE Formosa, pues resulta necesario avanzar con mayor celeridad en este proceso. También en nuestra provincia.

Pero además de acelerar los juicios que hay en curso es necesario avanzar sobre las responsabilidades que no fueron juzgadas todavía. Las desapariciones y muertes fueron ejecutadas por las Fuerzas Armadas, pero los grandes beneficiados fueron los grupos de poder concentrados que planificaron la miseria a través del modelo económico neoliberal, como ya lo adelantaba Rodolfo Walsh en su carta abierta a las Juntas Militares de 1977. Empresas que participaron activamente en la represión entregando listados de trabajadores a los militares o incluso, como se demostró en el juicio contra la empresa Ford de 2018, que permitieron el funcionamiento de campos de concentración en sus plantas.

Las grandes empresas fueron las mayores beneficiadas con el genocidio tanto con el disciplinamiento de los trabajadores como por las grandes ventajas económicas obtenidas.

La memoria es el fundamento sobre el cual se construye el presente y se proyecta el porvenir de nuestra sociedad. No es una simple elección o capricho vacío. La forma en que decidimos recordar las fechas de nuestro pasado, dice la clase de personas que aspiramos ser y el tipo de sociedad en que queremos vivir.

Comentarios Facebook