«Bailando»: Piquín enfrentó a Marcelo Tinelli tras la sanción y rechazó su propuesta para estar en el BAR

El bailarín se mostró muy enojado con el conductor y dijo que no era «ético» que un participante juzgara a otro compañero.
En la noche de sentencia del Bailando 2019, Hernán Piquín se reencontró con Marcelo Tinelli después de la sanción que lo obligó a ir directamente al teléfono junto a su partenaire, Macarena Rinaldi. Y no tuvo reparo en decirle en la cara que no estaba dispuesto a aceptar su propuesta de hacer un reemplazo en el BAR.
Hace veinte días, el conductor de ShowMatch se había enojado porque la pareja de Piquín y Rinaldi no estaba en el estudio para recibir el voto secreto en el ritmo Salsa de a tres. Y decidió que, por este motivo, fueran directamente al teléfono, sin tener la oportunidad de bailar el siguiente ritmo, que era la cumbia.
En ese momento, Federico Hoppe, productor del ciclo y novio de Rinaldi, le explicó a Marcelo que el bailarín tenía un viaje de trabajo a España programado, y que su partenaire había ido a acompañarlo para poder continuar con los ensayos. Pero Tinelli fue tajante con su decisión y dijo que todas las parejas tenían que «asumir el compromiso» que le exigían a los participantes: estar en cada una de las galas para las que se las convoca.
Tras el escándalo, que generó el enojo de Piquín, la pareja volvió a la pista para la sentencia. «Me parece que fue un error grosero de la producción no haberles dicho. Uno de ellos (de los integrantes de la producción) es Hoppe, su marido», le dijo Tinelli a Rinaldi.
«Simplemente no nos imaginábamos que iba a suceder esto. Sabíamos que teníamos que estar en la sentencia», dijo Macarena. «Hicimos lo posible por estar», agregó Piquín, con cara de pocos amigos.
«Nos sucedió una eventualidad. Por un viaje de él no nos íbamos a poder ver y, para tener la cumbia lista, la única forma era acompañarlo. No estaba previsto, porque las cosas las hacemos con la mejor voluntad. Sucedió esto y tomaste la determinación, así que estamos en el teléfono y ojalá la gente nos comprenda», intentó explicar Rinaldi.
Entonces, Marcelo hizo referencia al pedido que la producción le había hecho a Hernán para que reemplazara por unos días a Flavio Mendoza en el BAR y que él habría rechazado de plano.
«Siento que Piquín se enojó conmigo, porque Flavio se va a ausentar y lo convoqué (para reemplazarlo). Y me llegó a través de la producción una respuesta tajantemente negativa, que el señor no lo va a hacer», dijo Tinelli.
Recién entonces, el bailarín hizo uso del micrófono: «No fue negativa, me parece que no… Yo estoy de este lado, soy participante».
Entonces, Marcelo recordó que el año pasado, Lourdes Sánchez «estaba de los dos lados». «Ella era jurado y Macarena se lastimó, entonces la convocaron a bailar. No era bailarina y jurado», explicó Piquín.
«¿O sea tenemos que buscar otro?», preguntó Tinelli, como para reconfirmar la negativa de Piquín. «Me parece que no es ético que un bailarín que está en un certamen tenga que ponerle una nota a un compañero, a otro bailarín», concluyó, serio, el participante.

Comentarios Facebook