Brasil provoca a Macron con Notre Dame: «No pudo ni evitar un incendio en una iglesia»

Brasil anunciará el rechazo a los u$s20 millones de ayudas ofrecidas por el G7 para combatir los incendios en la Amazonia, declaró el ministro Onyx Lorenzoni al sitio de noticias de Globo.

Lorenzoni también atacó al presidente francés, Emmanuel Macron: ¿»No consigue siquiera evitar un incendio en una iglesia que es patrimonio de la humanidad y quiere enseñarnos qué hacer con nuestro país?. Ya tiene mucho que hacer en su casa y en las colonias francesas».

«Estamos agradecidos por la iniciativa del G7, pero tal vez esos recursos serían más útiles para reforestar Europa», dijo Lorenzoni, ministro de la Casa Civil, cargo equivalente al de primer ministro, a Gerson Cammarotti, blogger de G1, el sitio de noticias de Globo.

«Brasil es una nación democrática y libre, que nunca tuvo comportamientos colonialistas e imperialistas, como tal vez es el objetivo del francés Macron, en concomitancia por otra parte con altos índices de impopularidad en su casa», agregó Lorenzoni.

El ministro reiteró que su país «puede dar lecciones a cualquiera» en materia de protección ambiental, subrayando que «no existe ningún país en el mundo que cuente con una protección de la vegetación natural más grande que la nuestra».

Durante la noche el ministerio de Exteriores difundió un comunicado donde indicó que «ya existen varios instrumentos» para financiar la lucha contra la deforestación en el ámbito del acuerdo de la ONU para el Cambio Climático (UNFCCC), recordando que los países desarrollados se comprometieron a invertir u$s100.000 millones al año en la lucha contra el cambio climático en los países en desarrollo y «este compromiso no fue cumplido, ni remotamente».

«Auspiciamos que Francia y los demás países que apoyan sus ideas se comprometan seriamente en discusiones en el marco de la UNFCCC, en lugar de lanzar iniciativas redundantes muy por debajo de los compromisos internacionales asumidos y con insinuaciones ambiguas sobre el principio de la soberanía nacional», agrega el texto.

Por su parte el ministro brasileño de Exteriores, Ernesto Araujo, dijo que «Brasil no aceptará ninguna iniciativa que implique una relativización de su soberanía en su territorio, cualquiera sea el pretexto con el que se intente enmascararla».

En una serie de mensajes en Twitter, Araujo escribió que «es más que evidente el esfuerzo de algunas corrientes políticas para extrapolar problemas ambientales reales, transformándolos en una crisis fabricada como pretexto para introducir un mecanismo de control externo de la Amazonia».

Según el jefe de la diplomacia brasileña, Macron «no logró incluir su idea de una ‘iniciativa por la Amazonia’ en el comunicado del G7, pero la presentó en la conferencia de prensa final para dar la impresión de que existe un consenso entre los países del grupo».

Tras indicar que «nadie necesita una nueva ‘iniciativa por la Amazonia’, como sugiere Macron», Araujo dijo que existen ya «instrumentos para combatir la deforestación» en la Convención para el Cambio Climático de la ONU.

Comentarios Facebook