CGT se estrena como pata gremial de Alberto con marcha y blanqueo

La CGT prepara para el martes que viene su debut como brazo sindical del Gobierno de Alberto Fernández con una participación estelar en la movilización programada para ese día a la Plaza de Mayo.

La integración de la central a ese acto será el eje de un encuentro esta mañana del Consejo Directivo de la organización, el primero desde el triunfo en el Frente de Todos en las elecciones nacionales.

Allí, además, se plasmará una voluntad unionista de los gremios tradicionales con la condonación de deudas de sindicatos -no los de la CTA- que volverán a la organización para acoplarse en agosto al proceso de renovación de autoridades.

El debate del máximo órgano de conducción de la CGT está previsto desde las 11 en la sede de Azopardo. Buena parte de la agenda se discutió el miércoles pasado en la sede del gremio estatal UPCN durante una reunión de la denominada “mesa chica” que integran los “gordos” de los grandes sindicatos de servicios y los “independientes” de histórico buen diálogo con los gobiernos, más allá de su signo político.

En aquella ocasión ya se había acordado la participación en el acto de asunción del presidente electo.

En la cima de la CGT comentaron que aspiran a ocupar un lugar central en la convocatoria en la Plaza de Mayo, además del palco que el nuevo mandatario les reservará a los sindicalistas más cercanos, una definición pendiente a partir de la negociación en curso entre las autoridades salientes y las entrantes.

Para el acto callejero, por lo pronto, los sectores tradicionales prevén una nutrida concurrencia propia que necesariamente irá en paralelo, sin intersectarse, con la que montan por su lado los gremios del Frente Sindical por el Modelo Nacional, de Hugo Moyano (Camioneros), Sergio Palazzo (Asociación Bancaria) y Ricardo Pignanelli (mecánicos, Smata).

El miércoles pasado en UPCN coincidieron en darle volumen sindical a la marcha el dueño de casa, Andrés Rodríguez, Héctor Daer, cotitular de la CGT, Gerardo Martínez (construcción, Uocra), José Luis Lingeri (Obras Sanitarias), Armando Cavalieri (Comercio), Roberto Fernández (colectiveros, UTA), Omar Maturano (maquinistas ferroviarios, La Fraternidad), Carlos Frigerio (cerveceros) y el panadero Abel Frutos, entre otros dirigentes.

Daer logró convencer a sus colegas de una premisa que expuso en las últimas entrevistas que brindó: la CGT será parte integrante de la futura administración, no un mero factor de poder o presión.

Comentarios Facebook