Clases: Patiño cuestionó presiones de los gobiernos y sus “socios del poder” para imponer la presencialidad

A través de una carta abierta, la secretaria general del gremio Docentes Autoconvocados, Nilda Patiño se refirió a la educación en el marco de la pandemia y de las presiones de los gobiernos y sus “socios del poder” para imponer la presencialidad.
“Estamos todos mirando publicaciones, reprochando a otros, señalando, opinando, otros tratando de encontrar motivo para la risa en medio de tanta angustia e incertidumbre por la pandemia, mientras, en algunas oficinas del poder se trama la peor de las traiciones a la historia de la educación argentina, a la historia del movimiento sindical y durante un gobierno que se dice peronista, nacional y popular frente a los otros; neoliberales de derecha y gorilas según el oficialismo nacional”, comenzó la gremialista.
Y siguió: “pero, debemos mirar, tranquilos, el fondo de la olla donde nos están cocinando para ver los ingredientes (la proteína, los vegetales, la salsa) y comprobar que a pesar de esas acusaciones y declaraciones rimbombantes y por la cual discutimos y hasta nos peleamos; los sabores se combinan perfectamente y sirve para el paladar de quienes ordenaron esa receta”.
Explicó que ya comenzó a ponerse “en escena” el gran “libreto” de una representación que se desarrollará frente a distraídos e ingenuos docentes y población en general. “El gobierno de la Ciudad de Buenos Aires encabezado por Horacio Rodríguez Larreta hizo una convocatoria ‘original’ dirían algunos -pero no es así- para definir el regreso a las aulas. Digo que es una representación porque hace tiempo está el plan, y lo vienen ejecutando paso a paso”.
Aseveró Patiño en su carta que primero instalaron en y a través de los grandes medios que los docentes “no queremos la presencialidad”. “No nos consultaron para decir eso. Todos, absolutamente todos, cualquiera que esté en un panel opina, nos denigra, descalifica nuestra tarea como grandes especialistas”, lanzó.
“Después están los especialistas que hablan y exponen teorías, y no estuvieron en el aula desde la época de Sarmiento presidente, pero trabajan para grandes grupos de intereses en esta cuestión educativa. Estuvieron y están en todos los gobiernos, no importa el signo político. Ellos son profesionales asépticos. Son figuritas repetidas desde los años 90. Quienes son jóvenes seguramente no los conocen, pero pueden googlear y descubrir uno a uno quienes son. Entonces así fueron formando opinión sobre nosotros -los docentes- en la población, que es lo único que les interesa ganar”, continuó.
Para ello -sostuvo- tuvieron estrategias diversas, por ejemplo, presentarse a través de organismos no gubernamentales con nombres “bonitos” e “inocentes” por amor a las aulas, para crear conciencia y tirar ideas como argentinos preocupados por la educación. “Todo para promover e instalar que debemos volver a las aulas, léase presencialidad, a como dé lugar. Invitando a la comunidad a sumar su firma por la educación, llegando al momento de estas líneas a sumar 144183 firmas de adherentes. Consultando a algunos, estos firmaron de buena fe, creyendo que efectivamente estaban aportando a la discusión del modelo educativo. Este insumo seguramente será altamente publicitado y servirá para argumentar desde lo cuantitativo que debemos volver a la presencialidad como sea; porque somos el signo de la normalidad”, dijo.
Para eso, “el Ministerio de Educación de la Nación aprobó en los últimos días de diciembre luego de haberlo presentado a los gobernadores el 28 de noviembre, un informe titulado A LAS AULAS como síntesis de acciones y plan de trabajo 2021 para garantizar la plena presencialidad en el sistema educativo argentino, publicado el 29 en Infobae”.
“Allí sin ninguna careta el ministro Nicolás Trotta cuenta lo que se proponen desde el Ministerio de Educación del gobierno peronista junto a organismos internacionales, cámaras empresariales, escuelas privadas –y entre éstas, escuelas de clubes por los cuales discutimos eufóricos- iglesias; menos los docentes. Dice suelto de cuerpo que en este año 2021 ‘tenemos que utilizar las herramientas que hemos usado durante la emergencia de la pandemia'”, aseveró Patiño.
Seguidamente, consideró que entonces ya tienen el plan, ya lo aceptaron los gobernadores, y ya hicieron la tarea -aunque todavía en ejecución– de poner a la comunidad contra los sindicatos docentes y/o docentes que quieran exigir condiciones de seguridad que no tuvimos en el 2020 a pesar de todos los papeles y declaraciones que hicieron y del supuesto dinero que se invirtió o giró para eso.
“El documento merece ser leído críticamente y analizado. Pues se trata de nuestro trabajo pasado y futuro. Son 37 hojas donde se trata de justificar lo que no hicieron y fundar lo que no van a hacer. Por ejemplo, algunos de nosotros discute si se va a vacunar o no. Lo siento, dice el Ministro que no hace falta la vacuna y que las escuelas son seguras. Ironía, ¿será por eso por lo que en Formosa se manda a los sospechosos y asintomáticos a las escuelas? Trotta ya los habría convencido”, insistió.
Lamentó además que “nunca se habla en esas acciones del notable retraso salarial con el que asumimos la continuidad pedagógica, y nos pusimos al hombro la educación sin tener provisión de soporte tecnológico ni conectividad para nosotros ni para nuestros alumnos. Todo esto con el mayor silencio de las centrales docentes y de cualquier central de los trabajadores en general, sea del color que sea. Silencio que algunos tratan de justificar diciendo que es para ayudar al gobierno frente al ataque de la derecha; mentira”.
Disparó en este contexto que “son farsantes, fariseos, vende patria”. “Por manejo de las obras sociales, por participación en algunos programas y vaya a saber qué más; igual que en los 90 nos están entregando a la docencia, a los alumnos y a la educación argentina que fuera modelo y orgullo de la región”.
“Nos quieren hacer creer que existe una grieta. No compañeras y compañeros; ellos tienen el mismo fondo de cocción. Por eso donde primero se ensaya será la Ciudad de Bs As. O sea, si no se entiende, Larreta aplicará la receta de Trotta o Trotta repartió la receta de Larreta y sus amigos. ¿Se dan cuenta que no hay conflicto ideológico?”.
“Seremos la ofrenda los docentes y nuestros alumnos, para el virus, en medio de crecimiento de los contagios sin importar nada más que el acto que debe ejecutarse porque así lo quieren los poderosos. Seremos meros observadores o daremos algunas lecciones. De nosotros depende. La historia también nos juzgará a todos, todas y a cada uno, desde el Presidente, Gobernadores, Sindicalistas, Docentes, Padres, Madres, Corporaciones, Iglesias y alumnos”, finalizó la secretaria general de Autoconvocados.

Comentarios Facebook