Comerciantes de la ETOF también atraviesan por una situación crítica

Los locales comerciales ubicados en la Estación Terminal de Ómnibus de Formosa (ETOF), atraviesan por una difícil situación, teniendo en cuenta que los pocos que pueden abrir tienen bajas ventas y los demás que no son “esenciales” continúan cerrados, sin tener ningún tipo de ganancia. El escenario es similar al que viven los demás comercios de la ciudad, con el agravante de que como el transporte no funciona, no ingresa gente a la zona y muchos subsisten con las dos o tres ventas diarias que tienen.
En ese sentido María, una comerciante del rubro kiosco, en diálogo con el Grupo de Medios TVO graficó el sombrío panorama por el que atraviesan, sin perder las esperanzas de que las restricciones se terminen y poder trabajar normalmente.
El mismo escenario padecen las boleterías de toda la zona, las cuales están completamente cerradas debido a que Formosa es una de las únicas provincias donde no funciona el transporte. Solo hay un halo de normalidad entre las empresas que se dedican a la paquetería.
El panorama es tan complicado que hay comercios que tienen mercadería estacionada desde el año pasado, ya que cuando se levantaron las medidas restrictivas se habían stockeado pero por la vuelta a la fase 1 todo volvió a cerrar y solo tienen deudas.
“En este momento el trabajo es nulo, venimos, vendemos un agua, un jugo solo para pagar el alquiler y subsistir a esta pandemia que estamos viviendo, prácticamente no tenemos nada de ventas, las que hay no alcanzan para cubrir los gastos, no es factible por eso vengo y estoy todo el día prácticamente en el local, desde las 8 de la mañana hasta las 18 de corrido pero la verdad es que vamos pagando como se puede, vamos viendo cómo hacer para pagar la luz y los demás impuestos”, expresó.
Asimismo señaló que ante la falta de rentabilidad con el kiosco que posee allí, “tenemos que tratar de sacar de otro lado plata, trabajar, hacer otras cosas para tratar de cubrir el gasto mínimamente, así vamos pagando todo, la luz y los demás impuestos pagamos atrasados pero así vamos”.
Reconoció además que “no sé cuántos locales somos acá, pero muchos se fueron, otros se cambiaron de lugar, hay muchísimos locales cerrados, la mitad de los locales no está, además con el tema de la fase 1 hay locales como los de bazar que están cerrados porque no pueden trabajar, no serían esenciales y por eso no pueden abrir”.
“Nosotros como rubro kiosco le vendemos a la gente que viene a pagar Refsa, a los chicos que están en el sector de paquetería, solo a ellos porque después no hay gente en toda la zona”, lamentó.
En el sombrío panorama, aseguró que “acumulamos bastantes deudas, cuando se reactive esto vamos a tener que trabajar mucho más para ponernos al día, las deudas que sí o sí tenemos son AFIP y Rentas, por más que nos recategorizamos y todo, son deudas que se van acumulando, tienen intereses y demás”.
Para finalizar contó que pese al difícil panorama continúa con el local en la ETOF “porque es un negocio que tiene me hermano hace bastante tiempo, seguimos con la esperanza de que se reactive, cuando todo funciona se trabaja bien gracias a Dios pero por el momento estamos esperando eso, que todo vuelva a funcionar. Dicen que para fin de año, ya nos queda poco, estamos esperando, ya aguantamos bastante y no queda otra que esperar un poco más”.

Comentarios Facebook