Con carteles contra el gobierno, comerciantes expresaron el agobio del sector

Ayer por la mañana, varios comercios de la zona céntrica de la ciudad amanecieron con carteles contra el gobierno provincial, a modo de protesta, visibilizando una vez más, la grave situación de agobio por la que atraviesa el sector.
“¿Cuántos empleos se tienen que perder para que el gobierno nos deje trabajar?”, rezaba uno de ellos. Otro más intenso aseguraba que “este comercio cerró por culpa de Gildo”.
En ese sentido, Pablo Siddig, de Comerciantes Unidos de Formosa (CUF), en diálogo con el Grupo de Medios TVO habló sobre la nueva protesta, silenciosa, pero impactante.
“Esta es la dura realidad, estamos pelándola por los empleados más que nada porque hoy en día hay muchos que estamos cerrando, esto no significa solo el cierre de un comercio o una pyme, estamos hablando de empleos, de las familias que van a quedar a la deriva, cuánta gente hoy está pidiendo poder tener un empleo, no solo se pierde trabajo sino que tenemos miles de jóvenes y no tan jóvenes que quieren tener un trabajo, crecer en Formosa y están a la deriva, no tienen capaz un plan, un trabajo fijo, un puesto que le pueda generar el gobierno, alguna fábrica, industria de parte del gobierno aunque sea municipal-estatal”, dijo.
“En este momento no tenemos nada de empleo en la provincia, no solo no hay trabajo sino que el poco que hay se está terminando de extinguir por eso preguntamos cuántos empleos más se deben perder, ya se perdieron miles y miles de puestos, también hay que incluir a la gente independiente, que capaz que pinta, corta el pasto, son trabajos que hoy en día no se puede hacer y que le dan de comer a familias”, aseveró preocupado.
Recordó además que sus comercios son algunos de los que van a cerrar en Formosa. “Mis empleados me están acompañando, vienen a trabajar sin cobrar sus sueldos, no tenemos para pagar, no hay plata, lo saben ellos, lo poco que se está vendiendo por internet, que es mínimo, es la única plata que ingresa y es para los sueldos de ellos, todos estamos comiendo arroz, guiso y nada más que eso, nos estamos dando una mano entre todos, al mediodía comemos sándwiches de fiambre hace 3 meses, estamos mal todos y nos entendemos, mis empleados me dijeron basta, que deje de sacar créditos, me pidieron ellos que por favor cierre los locales”.
Respecto a si cree que hay un ensañamiento del gobierno con el sector comercial, aseguró que “eso es claro, se enojaron el 5 de marzo y están mostrando toda su ira, en vez de haberlo tomado como algo para ayudar, no piensan en los trabajadores. Acá nadie vale más o menos que nadie, hay un desmerecer hacia nosotros”.
“Los funcionarios tienen que estar ayudando, para eso los votaron, para eso les pagamos, ellos son nuestros empleados, el gobernador es un empleado del ciudadano, cómo puede ser que en vez de ayudarnos nos repriman, ellos deben ser dignos de su puesto”, criticó.
Asimismo se mostró desesperanzado de que el domingo se levante la fase 1, “sinceramente ya no tengo fe ni esperanzas, en un momento le pedimos que nos dejen abrir, les escribimos cartas, pedimos de corazón que nos ayuden, teníamos empatía, hoy el pueblo la está perdiendo, están jugando con nuestras vidas, nos están matando, no importa del partido que seas, debemos estar juntos todos, pero acá no pasa eso”.

Comentarios Facebook