Conductores ya no tienen límites

La otra vez llevé a mi hija al colegio y no pude pasar con la silla de ruedas porque un auto estaba estacionado sobre la rampa para discapacitados, me tuve que pegar toda la vuelta y necesité de la ayuda de alguien para subir a la vereda. Ya no tiene límites a donde llegan los conductores que no respetan nada.

Comentarios Facebook