Confirmaron que la joven ejecutada en Lomas de Zamora fue asesinada tras participar de un rito umbanda

Los testimonios surgidos en la causa que investiga el asesinato de Pamela Ayala en la puerta de su casa en Lomas de Zamora debilitaron en las últimas horas la hipótesis del robo que aparecía, en un principio, como la más firme. Ahora creen que la mujer de 28 años conocía al agresor y que fue víctima de un femicidio después de participar en una ceremonia de la religión Umbanda.
A Pamela la encontraron agonizando en la madrugada del sábado, tirada en la calle Andrés Bello al 200 del barrio Centenario. Tenía signos de haber sido estrangulada y un balazo en la nuca, que la llevó a la muerte 24 horas más tarde en el Hospital Materno Infantil Dr. Oscar Alende.
Según el informe de los forenses, el cuerpo de la víctima evidenciaba también signos de defensa y lesiones en las uñas, por lo que sospechan que quizá pueda elaborarse ADN del sospechoso.
Aunque a la joven le faltaban su teléfono celular y un bolso cuando la encontraron herida y ensangrentada en la vereda, lejos habría quedado ya para los investigadores la posibilidad del homicidio en ocasión de robo. Los testigos y la reconstrucción que lograron hasta el momento inclinó la causa hacia una presunta cuestión personal.
Un vecino declaró que durante la madrugada del domingo escuchó un grito seguido de un disparo y al asomarse por la ventana vio a un hombre que se alejaba del lugar en dirección a la calle Rawson, donde se subió a un Peugeot 505 de color bordo en rumbo hacia la calle Labardén.
El video de una cámara de seguridad de una casa cercana avaló después el relato del testigo, ya que registró el paso del vehículo en cuestión a la hora que ocurrió el hecho.
En cuanto a los momentos previos al crimen, Télam indicó que Pamela había estado esa noche cerca de las 21 con su expareja, y más tarde se encontró con una prima y con su novio actual. Lo último que dijo, al retirarse, fue que iba a ir a un templo para participar de una reunión de la religión Umbanda.
Su pareja declaró que la víctima le envió un mensaje de texto a la una de la mañana para avisarle que había llegado a la casa de su madre, por lo que los investigadores sospechan que en ese momento se produjo el ataque que derivó en el crimen.
Por su parte, un hermano de la joven sostuvo que durante la semana Pamela recibió la visita de un hombre que se movilizaba en un auto similar al que fue observado la madrugada del último domingo, aunque no pudo aportar ni su nombre ni las características físicas del sospechoso.
La causa quedó a cargo de la fiscal Mabel Lois de la Unidad FuncionaI de Instrucción, quien dispuso una serie de medidas para dar con el asesino.

Comentarios Facebook