Defensa al Consumidor evaluó la prueba piloto de apertura de locales del rubro gastronómico

La reapertura del sector gastronómico de la ciudad de Formosa, después de un tiempo de inactividad arrojó resultados positivos. No solo por la reactivación económica que significa para este sector, el hecho de volver a recibir a los comensales, sino porque, en la mayoría de los casos, tanto los consumidores como los trabajadores respetaron los protocolos establecidos por el Consejo Integral de la Emergencia Covid-19 que, por medio de la medida, acompañó a este sector de trabajadores, sin descuidar la salud, y el status sanitario de cero muertes por Covid- 19 en la provincia.
La prueba piloto se logró tras un acuerdo de corresponsabilidad entre el sector de los trabajadores gastronómicos, el empresariado y el Gobierno Provincial, por su parte tanto trabajadores como empresarios de este sector se capacitaron previamente en relación al protocolo de cuidado y protección de la salud de sus clientes y la propia.
Los locales gastronómicos estuvieron abiertos los días viernes, sábado y domingo de 19 a 01 horas, permitiendo las fiscalizaciones pertinentes que se realizaron desde la Subsecretaría de Defensa al Consumidor y Usuario, de manera conjunta con la Dirección de Bromatología de la Municipalidad y efectivos de la Policía de la Provincia de Formosa. Todo ello con el objetivo de garantizar el cumplimiento del protocolo sanitario y resguardar la salud de los ciudadanos y el derecho a consumir alimentos sanos en óptimas condiciones, verificando que los lugares se encuentren higiénicamente correctos, con los elementos de desinfección necesarios, el personal de cada lugar con los correspondientes elementos de vio seguridad, el distanciamiento seguro de las mesas y las habilitaciones municipales correspondientes.
“Durante estos tres días que contemplaba esta primera experiencia, el cuerpo de fiscalizadores de la Subsecretaria fiscalizó más de 80 locales del rubro gastronómico, con un resultado satisfactorio del cumplimiento de las medidas acordadas para el funcionamiento de cada local” consideró el titular de la Subsecretaría, ingeniero Edgar Pérez.
Destacó que cada fiscalización se desarrolló controlando todas las áreas como el sector de mesas o barras, que solo deben funcionar al aire libre, el ingreso al local y toda la cartelería de información y prevención para el consumidor, el interior del local. El área de cocina con las cuestiones de seguridad y salubridad así como los medios de protección del personal así como también el área de servicio obligatorio con que debe contar cada local.
Solo se constataron por acta algunas faltas menores al protocolo, las cuales están relacionadas, en su mayoría a la falta de cartelería de prevención del Covid-19 y falta de medidor de temperatura digital solo en unos pocos comercios medidas que cada propietario asumió subsanarlas.
Tal es el caso de 28 comercios relevados durante la noche del sábado, en los que se observaron faltas en 10 de ellos, explicó Pérez.
“Esta decisión del Gobierno de la Provincia a través del Consejo de Prevención de la Emergencia, de reabrir actividades como esta de la gastronomía nos compromete a todos como sociedad a asumir la responsabilidad de cuidarnos para cuidar a los demás y la única manera es hacerlo entre todos y respetándonos entre todos para cuidar lo más preciado que tenemos que es la salud” indicó.
“Sin dudas que los controles y fiscalizaciones van a continuar a la par de que la actividad se siga desarrollando, no con la finalidad de entorpecer la actividad sino por el contrario nuestro rol como estado presente es garantizar al consumidor el cumplimiento de las medidas de prevención y con ello garantizar la salud y los derechos del consumidor responsable” aclaró.

Protocolo

El protocolo requiere que el comercio cuente con termómetro digital, alcohol diluido al 70%, alfombra sanitizante, planilla de reservas de turnos previos.
En cuanto a la cartelería: de higiene de manos, de síntomas del COVID 19 y de medidas preventivas.
Las mesas, deben estar dispuestas a una medida de dos metros, y los mozos deben tener colocado correctamente el barbijo. En el caso del personal de cocina, deben tener todos los elementos de protección y desinfección.
En el sector de los sanitarios, tanto de hombres, como de mujeres, se requiere limpieza y que cuenten con todos los elementos de higiene correspondientes.

Comentarios Facebook