Delincuentes menores de edad

Los vecinos del barrio La Floresta desde hace años somos rehenes de un grupo de jóvenes menores de edad que hacen lo que quieren con el resto. Viven robando en la casa que se les antoja y quedan libres solo por ser menores. Es una vergüenza que la ley no nos ampare a las víctimas, pero sí a los malvivientes. Es el país del revés.

Comentarios Facebook