Detuvieron a la patota que le rompió tres botellas en la cabeza a un joven en un boliche de Mar del Plata

Los agresores iban en un auto por la ruta 9 a la altura de Zárate en dirección a Rosario cuando los paró la policía. La víctima se encuentra internada en grave estado.
Los apresados por la feroz golpiza a Matías Montín, de 20 años, están en la fiscalía de Zárate y se espera que en las próximas horas los trasladen a Mar del Plata según le revelaron a TN fuentes del caso.
Los investigadores sabían cuál era la patente del auto de los agresores y cuál era el nombre de ellos porque habían hecho una reserva en el boliche. Además la Policía también fue al hotel para encontrar al resto de los amigos y tenían el dato de que se iban en un auto BMW blanco.
Los agresores serán trasladados en las próximas horas hacia la ciudad de Mar del Plata, para declarar ante el fiscal de la causa. Mientras tanto, los amigos de la víctima se encuentran en la puerta del hospital donde se encuentra internado Montín en grave estado, a la espera del nuevo parte médico.
Tanto los amigos de la víctima como los investigadores se preguntan por qué los responsables del boliche no llamaron a la Policía tras la brutal agresión para que en ese mismo momento detuvieran a la patota.

Cómo fue el brutal ataque

El hecho ocurrió apenas unos minutos después de la medianoche del martes en el bar Ananá, de Mar del Plata. La discusión entre los involucrados, algunos de Rosario y otros de la ciudad de Buenos Aires, fue subiendo el tono hasta que los insultos se convirtieron en golpes.
En medio del caos Matías Montín fue quien se llevó la peor parte en la pelea. “Le partieron dos botellas de champán en la cabeza y una tercera en la cara”, relató esta mañana a Crónica su papá, Carlos. Todavía conmocionado en la puerta del centro médico remarcó que los médicos le dijeron que “estas son horas críticas”.
De acuerdo al relato del hombre todo empezó en el baño del boliche. “Ya le habían pegado a un amigo de Matías”, contó. Entonces explicó que como todas las noches iban a bailar a ese lugar su hijo intentó hablar con el otro grupo cuando volvió al VIP para calmar los ánimos. Antes de que pudiera decir una palabra, sin embargo, lo atacaron entre por lo menos tres jóvenes.
Ahora Matías se encuentra internado el Hospital Privado de la Comunidad con un coágulo en el cerebro por los golpes que recibió. “Hay que esperar las próximas horas para saber si el hematoma se va, de lo contrario los médicos prevén que sea necesario operarlo”, señaló su papá.

Comentarios Facebook