Donald Trump y Jair Bolsonaro reconocieron a Jeanine Añez como presidenta interina de Bolivia

El gobierno de Donald Trump en Estados Unidos y el de Jair Bolsonaro en Brasil ya reconocieron oficialmente a la senadora opositora Jeanine Añez como presidenta interina de Bolivia. La parlamentaria se autoproclamara ayer jefe de Estado en una sesión sin quórum tras la renuncia de Evo Morales, que denunció un golpe de Estado y se exilió en México junto a su vicepresidente, Álvaro García Linares.

«La presidenta en funciones del Senado, Añez, ha asumido las responsabilidades de presidenta interina de Bolivia», declaró en Twitter el encargado de Latinoamérica en el Departamento de Estado, Michael Kozak.

«Esperamos con interés trabajar con ella y otras autoridades civiles del país mientras organizan elecciones libres y justas lo antes posible de acuerdo con la Constitución», añadió.

Washington respaldó la salida del poder de Morales y ayer el embajador estadounidense ante la Organización de Estados Americanos (OEA), Carlos Trujillo, consideró «ridículo» que se hable de golpe de Estado en Bolivia.

«Si alguna vez hubo una amenaza para la democracia, esa era la del gobierno liderado por el ya ex presidente Morales», opinó el funcionario norteamericano.

El gobierno brasileño también reconoció esta madrugada a Añez como presidenta de Bolivia: «El gobierno brasileno felicita a la senadora Jeanine Añez por asumir constitucionalmente la presidencia de Bolivia y saluda su determinación de trabajar por la pacificación del país y por la rápida realización de elecciones generales», dijo en un comunicado el Palacio de Itamaraty.

Antes, en otro comunicado oficial, el gobierno del ultraderechista Jair Bolsonaro ya había aclarado que no consideraba que se tratara de un golpe de Estado la presión militar que terminó por desplazar a Morales.

«Brasil desea profundizar la fraterna amistad con Bolivia», concluyó la nota del Ministerio de Relaciones Exteriores.

El canciller brasileño, Ernesto Araújo, había recibido el 3 de mayo pasado en su despacho del ministerio a Luis Camacho, el magnate boliviano de Santa Cruz de la Sierra que con grupos armados, policía y militares ingresó el domingo al Palacio Quemado en la Paz con una Biblia para celebrar la renuncia de Morales.

Bolsonaro calificó como un «gran día» la renuncia de Morales en un mensaje por Twitter publicado el 10 de noviembre.

Comentarios Facebook