El abogado de la familia de Sofía Puyó habló de la fianza de 500 mil pesos que pesa sobre Ramoa

El doctor Jorge Pessolano, abogado de la familia de Sofía Puyó, en diálogo con el Grupo de Medios TVO habló luego de que la justicia le impusiera al acusado por la muerte de la joven, Diego Ramoa, una fianza de 500 mil pesos que caducó ayer.
Según se supo, el muchacho ofreció una propiedad como garantía ante el requerimiento de la justicia, cumpliendo de esta forma con la ley y evitando la prisión.
«El fiscal había apelado la excarcelación concedida por la Cámara, pidiendo que se le fijara una caución de 500 mil pesos a los fines de que se haga operativa, la Cámara entendió que correspondía eso que había pedido el fiscal y le incluye a la jueza de instrucción que fije la caución real por un valor de 500 mil pesos a los fines de que siga en libertad», dijo el letrado de la familia de Puyó.
«No es que la vida de una persona vale 500 mil pesos sino que ese dinero es a los fines de que él no entorpezca, no eluda el accionar de la justicia y demás, le dieron 24 horas que están vencidas desde la notificación, yo voy a ir a ver al juzgado si ha cumplido y si no presentaré un pedido de su inmediata detención por incumplimiento de lo que ordenó la jueza», aclaró.
Asimismo indicó que «la justicia incluso ya le había fijado un embargo de 1 millón de pesos cuando se dictó el auto procesamiento, ese millón de pesos todavía no se hizo efectivo en virtud de que él no ha dado nada de embargo, al parecer no tiene bienes que cubran ese millón de pesos, ahora estamos averiguando si tiene algún bien o a percibir para hacer posible ese embargo que se ha ordenado en el auto de procesamiento».
«Él ostenta que tiene un buen pasar y si es así deberá caucionar, puede ofrecer 500 mil pesos en efectivo o puede ofrecer algún bien que tenga ese valor, si ofrece un bien tiene que presentar también una evaluación de ese bien, que esté libre de todo gravamen y que el titular del bien si no llega a ser él, no está inhibido de disponer del bien», dijo.
En cuanto al embargo de un millón de pesos, Pessolano explicó que «se dictó en el incidente principal al dictarse el auto de procesamiento, siempre cuando se dicta esto y hay un delito cometido se fija una suma aproximada para los gastos de juicio, que puedan llegar a demandar y en virtud del daño que ha hecho a un bien jurídico, eso no significa que una vida valga este dinero, la vida no tiene precio».
«Es un delito muy grave el que ha cometido, en esta etapa ya hay una semi plena prueba por eso se ha dictado una cautelar de procesamiento que el es culpable por haber conducido con exceso de alcohol y exceso de velocidad y ha provocado la muerte de una tercera persona, en este caso Sofia Puyó», aseveró.
«Se sigue investigando el hecho porque a criterio mío, creo que la situación fáctica es distinta a como la entiende el juez de instrucción y por ende la calificación que le corresponde o le correspondería a mi criterio es Homicidio Doloso con Dolo Eventual y en esa línea de investigación sigo trabajando y requeriré la elevación a juicio desde el punto de vista objetivo», explicó el letrado.
«Acá se investiga el hecho ocurrido en ese momento y en momentos anteriores al hecho, por ejemplo desde que puso en marcha el auto estando alcoholizado y lo puso en una velocidad vulnerando todos los principios de precaución, por eso me baso en esa plataforma fáctica de que no aceleró dos o tres metros antes, ya venía desarrollando esa velocidad mucho antes del accidente».
«La pena se aplica no por aplicarse, sino que tiene una finalidad especial, que sirva de ejemplo a los fines de que las personas tomen los recaudos pertinentes a fines de no poner siquiera en peligro los bienes jurídicos y mucho menos de lograr el resultado de esa puesta en peligro que en este caso fue la muerte. En ese horario en que ocurrió el hecho la avenida es muy lugar muy transitado, además es boca de salida o entrada a un barrio populoso y boca de salida de boliches, podría haber causado más de una muerte inclusive, si no estaba el árbol ese vehículo entraba a esa institución donde hay personas con capacidades diferentes, no sé que hubiera pasado porque incluso los vidrios del auto salpicaron hasta las ventanas de esa institución», expresó.
«En una entrevista que le hicieron a Ramoa él dijo que estaba con angina y le echó la culpa a la víctima porque dijo que por no saber decir que no, que ella le insistió, pero el periodista le hubiese preguntado que si estando con angina toma tanto alcohol, es una pregunta básica, si uno está con angina no toma alcohol y él tenía casi 1,5 de alcohol, creo que en ese momento mintió», finalizó Pessolano.

Comentarios Facebook