El FMI reconoció que la deuda es insostenible y pidió a los acreedores privados que acepten quita importante

El Fondo Monetario Internacional (FMI) le reclamó ayer al Gobierno medidas para reducir más la inflación y una quita importante a los acreedores privados del país al considerar que la deuda pública no es sostenible.
“La inflación y las expectativas de inflación han bajado en los últimos meses, pero esfuerzos adicionales serán necesarios para reducirlas aún más desde sus altos niveles actuales. Las autoridades también se encuentran en un proceso para garantizar una resolución sostenible y ordenada de su situación de deuda”, expresó el comunicado difundido por los técnicos del FMI.
“Las autoridades argentinas están actuando para resolver la difícil situación económica y social que enfrenta el país. Han implementado un conjunto de medidas para atacar la problemática de la pobreza y estabilizar la economía. Se ha buscado aumentar la recaudación en parte para financiar un mayor gasto social, que por lo general está dirigido a atender las necesidades de los más vulnerables. Las reservas internacionales y el peso se han estabilizado con el apoyo de los controles de capital y el superávit comercial”, agregó el staff del Fondo.
La misión terminó con optimismo pero sin definiciones en cuanto a las fechas de la negociación de un nuevo programa para pagar los USD 44.000 millones de dólares con el organismo multilateral.
Tras finalizar su paso por Buenos Aires, los técnicos del organismo multilateral indicaron que el Gobierno adoptó medidas para mejorar la situación fiscal y el frente externo, un esfuerzo que permitió estabilizar la economía. Los funcionarios pudieron ver el detalle de las proyecciones de los próximos años que definió el Gobierno.
“Compartimos el objetivo general de las autoridades de restablecer el crecimiento y reducir la pobreza, y al mismo tiempo fortalecer los equilibrios fiscal y externo”, explicó el Fondo.
Respecto de la sensible cuestión de la deuda, afirmó que el riesgo se “deterioró significativamente” desde mediados de 2019 y que “desde entonces, esos riesgos a la sostenibilidad de la deuda se han materializado”. Por ello, “el personal del FMI ahora evalúa que la deuda de Argentina no es sostenible”.
“Específicamente, nuestra visión es que el superávit primario que se necesitaría para reducir la deuda pública y las necesidades de financiamiento bruto a niveles consistentes con un riesgo de refinanciamiento manejable y un crecimiento del producto potencial satisfactorio no es económicamente ni políticamente factible”, dijo el Fondo.
“En consecuencia, se requiere de una operación de deuda definitiva, que genere una contribución apreciable de los acreedores privados, para ayudar a restaurar la sostenibilidad de la deuda con una alta probabilidad. El personal del FMI hizo hincapié en la importancia de continuar un proceso colaborativo con los acreedores privados para maximizar su participación en la eventual operación de deuda”, agregó.

Comentarios Facebook