El fútbol ya tiene protocolos para su vuelta, aunque no hay fecha

El Consejo Médico de AFA mantuvo hoy su segunda y definitoria reunión con los clubes de todas las categorías del fútbol argentino y quedó armado el protocolo sanitario que se aplicará para todas las categorías de primera división y el ascenso, así como fútbol femenino, fútbol playa y fútbol sala, aunque la vuelta a la actividad sigue dependiendo de la decisión de las autoridades de la salud.
Esto último fue ratificado hoy por el propio Ministro de Turismo y Deporte, Matías Lammens, quien advirtió que el retorno a los entrenamientos “dependerá de la evolución de la pandemia de coronavirus”, y desvirtuó así los dichos del secretario ejecutivo de AFA, Nicolás Russo, quien dos días atrás había aventurado que las prácticas podrían “empezar entre el 5 y 10 de agosto, salvo que ocurra una catástrofe” y estimó que la competencia se podía reanudar “en septiembre”.
“Esta pandemia que nos tiene a mal traer nos obliga a cambiar protocolos, por lo que recurrimos a algunos que son más caros, es cierto, pero también mucho más confiables”, advirtió a la prensa al término de la reunión el titular de ese Consejo Médico de AFA, Donato Villani.
“Tucho” Villani explicó que este protocolo se apoyará “en tres patas importantes: higiene, movimiento interpersonal y entrenamientos con grupos integrados por no más de seis personas, que no se podrán intercalar ni con el cuerpo técnico”.
“Este procedimiento llegará a todo el fútbol argentino y la idea es tercerizarlo con quien corresponda. Por eso en el caso de los equipos del ascenso ya se está pensando en un traslado puerta a puerta de los futbolistas. Está todo contemplado para garantizar la seguridad sanitaria de todos los actores del fútbol”, explicó.
“Claro que todo esto tiene que ver sustancialmente con que al cabo de la reunión de hoy quedó establecido que el apoyo dirigencial para llevar adelante todo esto es total”, remarcó.
Los tres puntos que podrían chocar contra la factibilidad de su aplicación pasan por los costos (el valor mensual de realización de los testeos a un plantel completo es de aproximadamente 6.000 dólares), la infraestructura (no todos los clubes tienen cuatro canchas de entrenamientos disponibles y en condiciones) y la practicidad de los traslados “puerta a puerta”.
Y todo esto sin contar con que la vuelta a las competencias será a puertas cerradas y por ende los clubes tendrán los consiguientes gastos por la apertura de sus estadios sin ingreso alguno por venta de entradas, algo esencial para la supervivencia en los del ascenso que no disfrutan de importantes ingresos televisivos.
La todavía virgen Liga Profesional de Fútbol (LPF), en manos de AFA, y hasta la Primera Nacional podrán tener seguramente libre acceso a la implementación de este protocolo, pero de allí para abajo, ya las Primera B, C y D, así como el Federal A y el Regional Federal Amateur, por cuestiones estructurales, la van a tener mucho más complicada.

Comentarios Facebook