El jefe de la Policía Federal renunciará cuando asuma Fernández

El jefe de la Policía Federal Argentina (PFA), comisario general Néstor Roncaglia, presentará la renuncia a su cargo al nuevo gobierno nacional que asume el 11 de diciembre próximo, se informó ayer.
Roncaglia perduró con una particularidad: fue el único jefe policial que se mantuvo en el puesto, frente a los cambios cíclicos de cabezas en la Policía de la Ciudad luego de que el ex comisario Pedro Potocar, implicado en un caso de corrupción, o la salida de Pablo Bressi, el ex jefe de la Policía Bonaerense. Fabián Perroni, al mando de la fuerza provincial durante los dos últimos años, con una gestión marcada por los sumarios y detenciones a policías así como la sobrepoblación en comisarías que desembocó en hechos como la muerte de siete detenidos en la 1° de Pergamino en octubre de 2017, presentó su dimisión esta semana.
Fuentes dentro de la PFA no hablan de ningún motivo grave de la salida de Roncaglia, que llegó a un cargo en el directorio de Interpol: históricamente tuvo un buen vínculo con sus jefes políticos, había sido uno de los comisarios más visibles durante la gestión de Sergio Berni como secretario de Seguridad, al mando de la Superintendencia de Drogas Peligrosas. Internamente, Roncaglia cree necesario dejar el puesto ante la llegada de nuevas autoridades, algo lógico que le permitirá evitar una salida menos elegante. Su predecesor, Román Di Santo, entregó el mando desgastado tras versiones centradas en la intervención de la PFA en el caso Nisman a cargo de Elisa Carrió, además de roces internos.
Sin embargo, para Roncaglia otros hablan de “fuego interno” dentro de la fuerza, con “operaciones” motorizadas por WhatsApp e incluso amenazas que recibió Roncaglia mismo. Dos semanas atrás, una supuesta renuncia de la comisario Mabel Franco, la número dos de la PFA, ex cabeza de Asuntos Internos, llegó a varios periodistas. Fue desmentida de inmediato. Las amenazas fueron judicializadas: Roncaglia las recibió luego de la explosión de la bomba en la tumba de Ramón Falcón en el cementerio de Recoleta, así como tras el enfrentamiento entre bonaerenses y federales en Parque Avellaneda en medio de un operativo por un hecho de corrupción policial, una coima a un presunto narco, que terminó con un comisario muerto.
En 2013, Roncaglia sufrió un supuesto intento de robo en su casa de Olivos donde resultó herido de dos disparos. Había 15 vainas servidas en la escena, 13 salieron de la 9 milímetros reglamentaria de Roncaglia. El hecho, investigado por una UFI de Vicente López, fue leído como un simple intento de robo. Otros, seis años después, leen la balacera de otra forma, la vinculan a una declaración de Roncaglia en aquel entonces en un juicio por una gran cantidad de cocaína incautada.
Roncaglia asumió en marzo en 2016 con un acto con 500 personas en el edificio de la central de la Federal en la calle Moreno. Pudo exhibir algo que rara vez un jefe de policía puede exhibir: apoyo de Tribunales. La apertura del año judicial en ese día no restó la presencia de fiscales generales como Mónica Cuñarro, una de las mayores expertas en delitos complejos del país, o Diego Iglesias, cabeza de la PROCUNAR, el ala del Ministerio Público que investiga narcotráfico. Llegaron también jueces de Comodoro Py como Sergio Torres, Daniel Rafecas y Ariel Lijo junto a varios magistrados del conurbano.

Comentarios Facebook