El mundo del revés

Se espantan porque ven a una madre amamantar en una plaza o en algún lugar público, pero no dicen nada cuando desde distintas organizaciones realizan desfiles desnudos lleno de obscenidades. Este es el mundo del revés en el que vivimos, donde lo natural se volvió extraño. Lamentable.

Comentarios Facebook