El nuevo desplante de Alex Caniggia a Germán Martitegui en Masterchef Celebrity

Programa especial de Masterchef Celebrity, el exitoso reality culinario de Telefé que conduce Santiago del Moro. Fuera de agenda y corrido para el viernes por el partido de futbol de la Selección Argentina, fue el primer envío luego de conocerse la sanción que recibió Claudia Fontán por cocinar con ingredientes recogidos del piso. Sin embargo, algunas cosas se mantienen inalterables, como el habitual choque entre la exigencia del jurado Germán Martitegui y la desfachatez del participante Alex Caniggia, dos mundos opuestos en permanente colisión.
Esta vez los choques se produjeron desde temprano, cuando el chef se acercó a la estación de Alex y lo vio cortando una calabaza con el utensilio equivocado. “Ah, un zapallo relleno vas a hacer. Qué interesante”, comentó con ironía, mientras el hijo de Claudio Paul y Mariana Nannis seguía concentrado en lo suyo y no tenía el menor interés en escucharlo.
El chef le sugirió cambiar el cuchillo por uno adecuado y abandonar su idea y cambiarla por un salpicón de carne, pero El Emperador seguía tallando su calabaza de manera rudimentaria sin prestarle atención a los consejos. “Hago lo que se me canta, como en mi vida normal”, comentó en el back. “Chau, Chuchi”, se despidió Germán a modo de provocación, con el apodo que le puso Sol Pérez y que Alex aborrece. “¿Cómo me van a decir Chuchi? Es nombre de perro”.
Como era de esperar, el hermano de Charlotte siguió sus propias reglas y se acercó a la degustación con su idea inicial: una calabaza rellena de carne, berenjena y batata, con una crema de huevos revueltos y queso. Estéticamente no decía demasiado, y todos los malos presagios se cumplieron a la hora de los bocados.
“Vos te acordás que pasé por tu mesada y te dije que no hagas una calabaza rellena porque iba a ser horrible?”, lo encaró Martitegui, pero solo recibió indiferencia de parte del participante. “Está cruda”, sentenció luego del primer mordisco. “Está rica, muy rica. Solo querés llevarme la contra”, lo enfrentó Alex, pero el chef mantuvo su postura: “A simple vista, esto es lo más parecido a un retroceso en tu carrera gastronómica”, evaluó el dueño de Tegui luego de escuchar los ingredientes y antes de sentenciar que la berenjena también estaba cruda, pero esta vez sin necesidad de probarla. Alex sí quiso comprobar y esta vez le dio la razón. “Esta sí está cruda, diste en el clavo”.
“Prueben, está buenísima”, aconsejó Germán a sus compañeros aguantando la risa, pero a la hora de las devoluciones se puso serio y encaró sin rodeos al mediático. “No escuchás, hacés lo que querés. El único día que me escuchás, es el domingo”. Lo que parecía un reto, Alex lo tomó como un cumplido a su inteligencia. “El Rey no es ningún boludo. Domingo, gala de eliminación. Lo escucho, obvio”, reconoció.
A la hora de evaluar el plato, Martitegui no tenía nada bueno para decir. Ni de los vegetales, ni de la carne ni mucho menos de la salsa tonalidad poco atractiva acompañaba la preparación. “Es de las peores cosas que hiciste, es de dudosa procedencia. Parece que procesaste todo lo que te sobraba de la heladera”, señaló. “Está mal el plato”, coincidió Betular mientras que Donato tampoco tuvo contemplaciones: “Yo siempre te tengo fe, pero esto está muy lejos de tu personalidad excéntrica. Esto es falta de ganas”, cerró.
Cuando todavía no está claro lo que sucedió en las grabaciones del programa -si renunció, fue descalificado o continúa en la competencia-, lo único cierto es que Alex le encontró el gustito a los domingos. Un poco por el delantal “negro facha”, otro por la adrenalina que le genera la competencia, o porque es el día para los que tienen huevos. El próximo, se medirá ante Sol Pérez, Cande Vetrano, María O’Donnell, Gastón Dalmau y Claudia Fontán y uno de ellos se irá de la competencia. Desde el balcón, Georgina Barbarossa disfrutará de una gala de relax: las dos estrellas acumuladas le aseguraron una semana más en la competencia.

Comentarios Facebook