El PSG volvió al triunfo en la Ligue 1

Después de dejar pasar frente al AS Mónaco el pasado domingo los primeros puntos de la temporada tras solamente conseguir un empate en casa (1-1), el todopoderoso Paris Saint Germain (PSG) se recuperó ante Toulouse por la quinta fecha de la Ligue 1: goleó 3-0 con una gran actuación del tridente ofensivo. Messi regaló dos asistencias para las dos primeras conquistas del duelo, firmadas por Neymar y Mbappé. Y Juan Bernat cerró el score, que sostuvo al elenco de la capital francesa en la cima del torneo con 13 puntos, al igual que el Olympique de Marsella y el Lens.
El elenco parisino saltó al campo con el fin de superar el primer desafío deficiente. Con el retorno de Vitinha (socio clave del tridente en este inicio de temporada), Verratti como eje, los carrileros en modo wing y mucha movilidad, la visita generó un sinfín de situaciones de gol ante un equipo que sólo presionó cuando el PSG salió desde el arco. Luego, se dedicó a nuclear a sus futbolistas detrás de la línea de la pelota y apelar a la contra.
Al minuto, el arquero Maxime Dupe, gran figura, tapó ante Mbappé y luego frente a Messi. Dos veces el guardameta, a los 8 y 24, rechazó a una mano un toque sutil (en acciones casi gemelas) del argentino. La Pulga desvió su remate a los 17 y Kiki contó con dos chance (una, a pase del N° 30).
Hasta que a los 36 minutos, Verratti combinó con Messi, quien asistió quirúrgicamente a Neymar. El brasileño vulneró al portero con un toque delicioso, que introdujo lentamente la pelota en la valla. Sin embargo, en principio, la jugada fue anulada por offside. Pero fue revisada por el VAR. En el medio, se vio al argentino y a Ney consultando con el banco, para ver si iba a ser convalidado. Y lo fue: con suspenso, la visita se puso 1-0.
No aminoró la ambición del PSG en el complemento, que fue amo y señor del desarrollo. A los 3 minutos, un tiro libre de Messi provocó la atajada del partido de Dupe, volando al ángulo superior derecho de su arco. Pero apenas 60 segundos después, picó al espacio, pisó el área y cuando Desler se arrojó con el afán de barrerlo, enganchó y lo desairó. Ya sin marca, lanzó el pase atrás para Mbappé, que no perdonó: 2-0.

Y las llegadas no cesaron, con el tridente en pleno entendimiento y en estado de gracia. A los 7′, Mbappé dejó pasar el balón por entre las piernas, Messi aceleró y tocó para Neymar, y su intento se marchó desviado. A los 21′, el remate de la Tortuga (tras cesión de La Pulga) dio en el travesaño. Y luego dilapidó un mano a mano.
Debió ser mucho más abultada la victoria, pero tal vez sirve como ejemplo de lo holgada que fue en el trámite, que el entrenador Christophe Galtier decidió ir cuidando a sus figuras pensando en la seguidilla de compromisos. Primero salió Neymar y a ocho del epílogo, Messi, de quien esta vez no se notó mohín alguno (aunque, se sabe, no le gusta ser reemplazado ni aún lesionado, impulsado por su espíritu competitivo).
Y a pesar de que el cotejo se desordenó con las modificaciones, el PSG transformó el resultado en goleada. A un minuto del final, Mbappé reventó el palo y el ingresado Juan Bernat infló la red. Cuarta goleada en cinco fechas para el elenco parisino, que el sábado visitará al Nantes y el martes debutará en la Champions League frente a la Juventus con sus figuras afiladas y motivadas.

Comentarios Facebook