El Sindicato de Estacioneros de Formosa se mostró en contra del proyecto de autoservicio de nafta

El secretario general del Sindicato de Trabajadores de Estaciones de Servicio de Formosa (SOESGyPE Formosa), Humberto Sergio Rivas informó a través de un comunicado de prensa a todos los trabajadores de estaciones de servicio y público en general a lo largo del territorio provincial, que este sindicato días atrás presentó el anteproyecto de Ley «Prohibición de Autoservicio en Estaciones de Servicio y cualquier otra boca de expendio de Combustibles», ante la Honorable Legislatura de la provincia, para que sea tratado oportunamente conforme la Constitución Provincial. Además en estos días solicitará una audiencia con el gobernador de Formosa, Dr. Gildo Insfrán para exponer esta situación que «no debemos minimizarla por sus alcances».
Rivas sostuvo que al tomar conocimiento que el gobierno nacional estaría evaluando la decisión de aprobar el sistema de «autoservicio» en todo el país y que el anuncio sería confirmado próximamente por la Secretaria de Energía de la Nación, rápidamente se encendieron las alertas y «tomamos la decisión de presentar un anteproyecto de Ley, ya que interpretamos esta operatoria como una flexibilización laboral que implicaría pérdida de puesto de trabajo y además esto puede acarrear consecuencias catastróficas al haber una manipulación errónea de los hidrocarburos».
«Estamos en contra de este proyecto nacional, es por lo que accionamos ante las autoridades de nuestra provincia para que en Formosa exista una ley similar a la Ley Nº 13.623, promulgada el 12 de enero de 2007, la que prohíbe en la provincia de Buenos Aires esta operatoria», dijo Rivas.
Expuso que puntualmente el anteproyecto de ley es para prohibir en todo el territorio de la provincia de Formosa la modalidad de autoservicio para el expendio de combustibles líquidos y/o gas en sus versiones GLP o GNC en todas las estaciones de servicio. En ese sentido, plantea que en las estaciones de servicio habilitadas sólo podrá expedir combustible el personal legalmente registrado como dependiente de la misma y previamente capacitados en la aplicación de las normas de seguridad para expedir combustible, realizar controles de fluidos de motores, calibrando cubiertas, prevenir incendios y actuar en caso de emergencias. Los fundamentos del mismo deben analizarse desde dos aspectos importantes, la fuente de trabajo de los empleados y la seguridad de la comunidad Formoseña. En ese contexto «la actividad debe ser desarrollada dentro de ciertos límites».
El Secretario General de SOESGyPE Formosa señaló además que, analistas de temas ambientales referidos al expendio de hidrocarburos, alertaron que «no solamente insume un riesgo innecesario implementar este sistema, sino que económicamente tampoco es beneficioso para el empresario». Ya que esta modalidad de autoservicio, «implica dejar la responsabilidad de la acción al ciudadano común, es realmente peligroso para la vida humana y el medioambiente» puesto que «desde el momento que no participa en el despacho una persona responsable, idónea, capacitada con todo el marco legal que lo avala, la actividad se torna peligrosa, por lo que el seguro tendrá un costo elevado que el mantenimiento de un sueldo de un empleado». Agregó que para que se minimicen los riesgos, se debería también poner carteles bien visibles y claros con todas las instrucciones de uso del surtidor, perfectamente detallado, otro costo más, pero aún así «nada asegura al dueño de la expendedora, que el cliente preste la atención necesaria que requiere una acción de tal magnitud».
«Si comparamos la población argentina con la de los Estados Unidos, país donde abundan los surtidores sin playeros, se trata de otra cultura y de una idiosincrasia diferente, que en la Argentina llevará años de acostumbramiento ya que el automovilista en nuestro país piensa que es más práctico y cómodo que un empleado le preste el servicio, pague y siga su camino, en lugar de tener que hacer un trabajo extra, que le va a implicar además de todo, tener que acudir a lavarse las manos por una cuestión de prevención ya que el manejo y estar en contacto con hidrocarburos lo hace insalubre para la salud», puntualizó.
«No negamos el interés del SOESGYPE Formosa para que el mundo del trabajo incorpore los cambios tecnológicos sin que ello redunde en un perjuicio para los trabajadores», sostuvo Rivas agregando que si bien «no podemos negarnos a la tecnología» al mismo tiempo «hay que entender que esta no es una solución mágica a todos los problemas. Hay innumerables aspectos en que las personas son irreemplazables, porque por ejemplo una máquina no te va a saludar ni te va a responder dudas como un playero».
Además, evaluó, es un error pensar que la tecnología solo viene a abaratar costos, sino que incluso puede generar otros gastos mayores como los antes mencionados y requerir de mayor capital humano, mantenimientos, insumos de origen extranjeros los que se deberán abonar en dólares, entre otros temas. «La apuesta debe perseguir el avance tecnológico al tiempo que se capacite a los trabajadores para responder a las demandas de un mercado cambiante», señaló.
«Le queremos decir a los trabajadores de estaciones de servicio que el SOESGYPE Formosa una vez más está a su servicio y en defensa de ustedes. Realizaremos todo lo necesarios para salvaguardar las fuentes de trabajo, proteger y garantizar la seguridad de la comunidad y ciudadanía en general. Este sindicato tiene como filosofía lo que el General Juan Domingo Perón sostenía ‘mejor que decir es hacer, mejor que prometer es realizar’ hechos no palabras, a comparación de otras entidades sindicales que dicen representar a los trabajadores del sector», cerró diciendo.

Comentarios Facebook