Elisa Carrió tildó de “cínicos” e “hipócritas” a los funcionarios que se escandalizaron por el “salón VIP” de vacunas

La referente de la oposición Elisa Carrió hizo mención ayer al escándalo desatado por la existencia de un “Vacunatorio VIP” dentro del Ministerio de Salud nacional. La exdiputada llamó “cínicos” e “hipócritas” a los funcionarios que se escandalizaron al conocer la situación, entre ellos, nombró al presidente Alberto Fernández y la nueva ministra de Salud Carla Vizzotti.
“¿De qué se escandalizan? Eso es cinismo e hipocresía. Yo he combatido a Ginés González García, pero que se escandalice el presidente ante lo obvio, que se escandalice la que va a ser ministro…”, lanzó Carrió en un audio que publicó en su cuenta oficial de Twitter.
La líder de la Coalición Cívica no se sorprendió por el escándalo de la aplicación de dosis del suero ruso por izquierda para amigos del poder. El mismo salió a la luz este viernes, luego de que lo contara abiertamente el periodista Horacio Verbitsky, quien admitió en diálogo con El Destape que su “viejo amigo” González García lo invitó a vacunarse al edificio de la cartera sanitaria. Para Carrió, era algo esperable.
“¿Qué creían? Que si los chicos de La Cámpora ponen la vacuna y se vacunan a ellos mismos, ¿no iba a haber un salón VIP en la Argentina de los privilegios?”, cuestionó.
Para la exdiputada el salón VIP “siempre existió” y es “la vergüenza nacional”. Asimismo, se preguntó cuántos miles de argentinos se hubieran vacunado en el Ministerio de Salud si hubieran tenido el contacto y la oportunidad. Además del periodista, según la información a la que pudo acceder TN.com.ar, recibieron el suero ruso el senador nacional del Frente de Todos Jorge Taiana, el diputado oficialista Eduardo Valdés, el ministro de Relaciones Exteriores y Culto Felipe Solá y el sindicalista Hugo Moyano y su hijo de 20 años. Pero la lista de beneficiados es más larga e incluye a empresarios y sus familiares.
“Parte de su clase dirigente es la herida mortal que tiene el país”, sentenció Carrió y culpó a los argentinos por haber votado al Frente de Todos. “No hay escándalo, esto es lo que elegimos: una Argentina decadente e inmoral”, sostuvo.
La referente de la oposición justificó el silencio del jefe de Gobierno porteño Horacio Rodríguez Larreta, al decir que “no habla porque dio el ejemplo”. Y ponderó: “Los que damos el ejemplo no necesitamos hablar”.
Finalmente, señaló que la senda correcta “debería ser que los funcionarios o líderes políticos, aunque estén enfermos, sean los últimos en colocarse la vacuna” en la Argentina. Carrió instó a los funcionarios a dar el ejemplo para terminar con los privilegios.
En una segunda publicación, la exdiputada advirtió, basada en sus creencias religiosas, que “no solo los mentirosos y los tramposos van al infierno, también van los hipócritas”.

Comentarios Facebook