Entre lágrimas, Catherine Fulop volvió a pedir perdón por sus dichos sobre el Holocausto

Catherine Fulop no pudo evitar las lágrimas al pedir perdón nuevamente por sus repudiables dichos sobre el Holocausto. Invitada al programa PH, Podemos Hablar, la actriz venezolana se arrepintió de haber herido «a muchas personas, sobre todo a la colectividad» y contó que tuvo varios encuentros con un rabino para «sanar» después de lo sucedido.
Primero, un breve repaso. En mayo Fulop brindó una entrevista al ciclo Cada Mañana, de Radio Mitre, sobre la crisis económica y social en su país natal y dijo que en los campos de concentración del Holocausto «los más torturadores eran los judíos». Y manifestó: «¿Por qué te crees que Hitler sobrevivió? ¿Porque solito lo hizo todo? No, mi amor, porque dentro de (los campos) los judíos eran los peores, los más torturadores. No sé si sabes la historia: los sapos (N. de la R.: quiso decir ‘kapos’) eran los propios judíos que torturaban a su propia gente. Esto mismo está pasando en Venezuela».
Estos comentarios le valieron críticas de colegas, periodistas y usuarios en las redes sociales. Luego recibió capacitaciones de la DAIA y, además, en julio pasado la jueza Martina Forns se excusó de intervenir en el pedido de nacionalización argentina de la actriz por las declaraciones públicas de «contenido discriminatorio y ofensivo hacia el pueblo judío».
Si bien ya pidió disculpas públicamente en reiteradas oportunidades, Andy Kusnetzoff no quiso comenzar su programa del sábado pasado sin antes hablar con Fulop sobre este tema. Ella le dijo: «Yo quería hacer una observación de un hecho histórico y me equivoqué horrible. Porque, mira, yo soy ignorante de ese tema y prefiero ni siquiera repetirlo porque traté de todas las maneras posibles de pedir disculpas, que me perdonen porque sé que herí a muchas personas. Sobre todo a la colectividad, a un pueblo y a una religión que ha sido maltratada y no se compara con nada».
La actriz contó que aquella entrevista la brindó poco después de un día de fuerte conflicto en Venezuela, en el que «un soldado había disparado contra una chica y le había volado el cerebro». Por aquel entonces ella estaba leyendo un libro de Viktor Frankl: «Él cuenta que cuando estaba en el campo de concentración… Era una parte pequeñita que hablaba del propio judío que le hacía mal al otro judío porque el nazi lo mandaba. Quise hacer una comparación (con Venezuela), como que lo mismo pasa porque ese soldado, cuando lo ves disparándole en el pecho a un joven manifestante que solo tiene una bandera en la mano y lo mata… Tú dices, ¿a ese soldado no le faltan los medicamentos para su mamá? ¿No le falta comida para su familia?»
Al notar el dolor que le producía a la venezolana recordar aquel momento, Andy intervino: «Creo que estás arrepentida y que has pedido disculpas públicamente. Confío en vos. Si creyera que sos antisemita o que bancás al nazismo no te invitaría. Pero no creo que lo seas».
Sin poder evitar las lágrimas, Fulop recordó que vive en la Argentina desde 1993 y que hasta ahora no había tenido algún problema de estas características y que «jamás» habló mal de nadie: «Lo lamento tanto. Tuve que sanar esto con un rabino. Una amiga mía que también es judía me llevó con él porque me dijo: ‘Tienes que sanar’. La verdad que me he encontrado muy triste. No hay que herir. Tengo miedo de que la gente me pueda gritar en al calle. No me ha pasado, por suerte…»
«He pedido perdón mil veces. De hecho, ahora pronto viene la fecha del Día del Perdón en el judaísmo y el rabino me dijo que para sanar en el judaísmo tienes que pedir tres veces perdón a la gente. Así que una vez más, a los que no me han escuchado: perdón porque no pienso lo que se entendió de ninguna manera. Fue un error, una equivocación y pido súper perdón. Y después, por otro lado, me dijo que si las personas a las que ofendiste y les pediste perdón de corazón no te perdonan, ya queda en el otro».
Andy Kusnetzoff destacó que ella haya aprendido a hacer su «camino» y que habló con el rabino. «No tenías idea de lo que hablabas, se nota que te equivocaste. Ya está, se puede seguir adelante y me parece que estaba bueno hablarlo en este programa, que se llama Podemos Hablar», indicó el periodista.
Y Fulop dijo: «Y te lo agradezco. A veces uno no se da cuenta por qué te pasan las cosas malas. Yo decía: ‘Dios, ¿por qué le mandas esto a mi pueblo, por qué no la puedo ver a mi mamá?’ Son cosas tristes. Y encima esta tristeza… Pero después he conocido gente maravillosa que me ha ayudado a salir adelante y tengo amigos súper bellos».

Comentarios Facebook