Familiares y allegados piden que se investigue el supuesto suicidio de una joven en Ibarreta

En la jornada del lunes, familiares y allegados de Dahiana Monserrat Zarza (18) marcharon en la localidad de Ibarreta pidiendo que se investigue su muerte caratulada como suicidio, por inconsistencias en las declaraciones del hombre que habría dado aviso a las autoridades, en base a testimonios de vecinos y golpes que tenía en diferentes partes del cuerpo. La joven estaba embarazada y era madre de dos menores. «Por favor investiguen a fondo, esto para mi no fue un suicidio», aseveró María Recalde, ex suegra de Dahiana Monserrat Zarza, al Grupo de Medios TVO.
«A mi me llama ese día 15 a la noche me llama el dueño del alquiler diciéndome que ella se ahorcó, que se quitó la vida, ella tenía control de ecografía el 16. El 15 a la noche me llama el dueño del alquiler para que me acerque al lugar y me dice la versión de que él estaba cenando con ella y la nena en la mesa, que ella se levantó para bañarse y no volvió más, se ahorcó. Cuando llegué ya estaba la policía, cerraron el portón, no me dejaron entrar ni ver el cuerpo, la bajaron sin que asista un Juez y sin la presencia de un forense; ni llamaron a declarar, no preguntaron nada. La caratularon como suicidio y la llevaron a Formosa», manifestó Recalde.
Según la primera versión del hombre, con quien habría estado por última vez Dahiana, la joven se habría ido a bañar y se quitó la vida, aunque una comerciante cercana aseguró que ella compró golosinas minutos antes de que el barrio se viera conmocionado por el movimiento policial. Conocida esta última versión, el hombre había indicado que Dahiana en realidad fue hasta el kiosco, pero a comprar cigarrillos y un vino. «A la policía le dijeron otra versión y a la gente que preguntaba otra versión», agregó Recalde.
Esta inconsistencia en las versiones que dio este hombre, quien habría encontrado a Dahiana sin vida y alertado a la policía, no son las únicas causales de que se ponga en duda el suicidio y se sospeche de un crimen. Una vez devuelto los restos a los allegados, se vieron lesiones de distinto tipo en diversas partes del cuerpo de la joven.
“Tardaron un día en traerme el cuerpo. Cuando la estaba vistiendo, comienzo a encontrar golpes, mordeduras, entonces no me cuadraba que se haya quitado la vida ya que motivos no tenía; amaba a sus hijos, estaba enamorada nuevamente de un chico que conoció. Mi mayor duda fue cuando vi la cara porque no tenía signos de que fue ahorcada, tenía raspones en la parte de atrás del cuerpo, mordeduras en la panza. La habitación donde supuestamente se ahorcó ella ni la ocupaba, me consta porque hay testigos», declaró Maria.
Ante estas sospechas, María se contactó con una abogada y en el día de ayer martes, finalmente pudo brindar una declaración ante la justicia. Además de ello, afirmó que nunca le entregaron el resultado de ninguna autopsia y que en el acta de defunción consta que su muerte fue el día 16, cuando falleció el día 15 por la noche. «En este momento la abogada está en Formosa pidiendo la autopsia y las fotos que le sacaron».
«Para mí hay más de un involucrado, ella no alquilaba en el lugar, vivía ahí porque mantenía relación hace mucho tiempo con el dueño del alquiler. Ese señor estaba obsesionado con ella, se enamoró de ella y como que le daba ayuditas, por eso pido que se investigue por favor porque esto no fue un suicidio. Ella no se quitó la vida, le arrebataron la vida», lamentó Recalde.
En ese sentido, se esperaba una nueva manifestación ayer en la localidad de Ibarreta, pidiendo justicia por la muerte de Dahiana bajo la sospecha que fue asesinada.

Comentarios Facebook