Fernández homenajeó a las “inmensas” Madres, Abuelas y familiares de desaparecidos

El presidente Alberto Fernández encabezó la entrega de los premios Juana Azurduy a las integrantes de Madres y Abuelas de Plaza, calificó a esas mujeres como “inmensas”, y destacó como tarea fundamental “hacer docencia” sobre la historia del golpe militar que interrumpió la vida democrática argentina el 24 de marzo de 1976.
Al cumplirse el 45 aniversario del inicio de la última dictadura, el mandatario encabezó en Casa de Gobierno el acto en el que se reconoció el trabajo por los derechos humanos de 40 madres, abuelas y familiares de desaparecidos.
“Gracias a Dios que existieron. Nos pusieron la vara muy alta. En el medio de la tragedia tuvieron el coraje que la sociedad no tuvo”, señaló Fernández.
Haciendo referencia a la movilización opositora que, hace menos de un mes, colocó bolsas mortuorias con el nombre de diversas figuras públicas -entre ellas el de la titular de Abuelas, Estela de Carlotto- en la puerta de la Casa de Gobierno, el Presidente llamó a “hacer docencia”.
En ese sentido, habló de la necesidad de que las nuevas generaciones que han nacido después del golpe de Estado de 1976 sepan que hubo un tiempo en el que “la democracia no existía” y en el que la “gente pagaba con su vida el hecho de pensar”.
“Hubo un tiempo en el que a la sociedad le daba miedo enfrentar esa realidad. Hubo un grupo de madres que empezó a preguntar dónde estaban sus hijos. Un conjunto de mujeres que tuvieron el coraje que no tuvo la sociedad”, afirmó el mandatario.
Aunque reconoció que los 24 de marzo son un día “aciago”, Fernández ponderó que las organizaciones de derechos humanos hayan decidido no marchar mañana para evitar contagios con coronavirus: “Las Madres está repletas de amor y cuidan a los argentinos”.
Comentó también que, al conocer esa decisión, se trabajó junto al secretario de Derechos Humanos, Horacio Pietragalla Corti, en otorgar un reconocimiento a las referentes de los organismos. Ese premio lleva el nombre de Juana Azurduy, la “impresionante” patriota salteña que luchó por la independencia nacional.
“Este es el reconocimiento de una sociedad que tiene memoria, que recuerda y que sabe que en el medio de la tragedia argentina hubo un grupo de mujeres con el coraje que la sociedad no tuvo, y que el coraje de esas mujeres nos permitió ver lo más cruel y lo más miserable de aquella dictadura”, dijo.
Más tarde, el jefe de Estado se refirió a este acto en las redes sociales, al asegurar que tuvo “el honor y el orgullo de entregarles hoy a Estela de Carlotto, Taty Almeida y Lita Boitano el premio Juana Azurduy por su lucha incansable por los derechos humanos. Las Madres y las Abuelas no son solo eso. Son un modelo de conducta y de compromiso para todos y todas”, remarcó Fernández en un mensaje publicado en su cuenta de la red social Twitter, en el que se aprecia además un video de la ceremonia con las tres militantes de los organismos de derechos humanos que enfrentaron a la dictadura.
Previamente, había hecho uso de la palabra Pietragalla Corti, secretario de Derechos Humanos y nieto restituido, quien no sólo destacó el “rol fundamental” de las organizaciones de derechos humanos en la dictadura, sino durante los períodos posteriores en los que se registraron las “falencias de la democracia”, como “en los peores de los momentos del neoliberalismo”.
“Su dolor, su lucha, nos enseñó y nos hizo una sociedad más grande”, dijo el funcionario y afirmó que “la historia” va a poner a las Madres y Abuelas en lugar preponderante junto a José de San Martín y Juana Azurduy.
Pietragalla también dedicó un párrafo a recordar la memoria de Néstor Kirchner y agradeció el rol “fundamental” de Cristina Fernández de Kirchner para seguir adelante con las políticas de memoria, verdad y justicia. Luego de mencionar a la vicepresidenta, el secretario de Derechos Humanos también dijo que el “lawfare” que denuncia el oficialismo “tiene características similares al Plan Cóndor” implementado por las dictaduras latinoamericanas en la década del 70 para la desaparición coordinada de personas.
Junto a Fernández y a Pietragalla, en el estrado se hicieron presentes Carlotto, en representación de Abuelas de Plaza de Mayo; Almeida, por las Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora; y Boitano, por Familiares de Desaparecidos y Detenidos por razones políticas.
Hebe de Bonafini, por su parte, fue invitada al acto pero se ausentó por tener otros compromisos, según explicó el secretario de Derechos Humanos.

Comentarios Facebook