Flor Peña explicó por qué se percibe como una mujer y madre «poligénero»: «A mis hijos les enseño que sean libres»

Florencia Peña (44) es una mujer que se sale del molde y le gusta gritar a los cuatro vientos cómo disfruta de vivir con libertad todas las facetas de su vida: desde sus vínculos de pareja hasta su relación con su cuerpo. Y la de la maternidad, por supuesto, no queda exenta: como mamá de Tomás (16); Juan (10), a quienes tuvo con Mariano Otero; y Felipe (1 año y 10 meses), fruto de su relación con Ramiro Ponce de León; Flor es coherente con lo que expresa.
Protagonista de la tapa de la revista Caras con sus tres varones, la actriz develó cómo vive su rol de madre en un momento en el que su ocupada agenda, repartida entre las grabaciones del Súper Bailando y las funciones de teatro, la obligan a «priorizar la calidad de los momentos» que pasa con sus hijos (más que la cantidad).
«Ellos me pueden decir todo lo que piensan y yo les explico todo lo que me preguntan, en mi casa no hay prohibiciones sino información. No les impongo nada», aseguró Peña, que se define como la «antimadre» por tener una relación «cero solemne» con sus hijos.
Flor sostuvo que es posible ser amiga de los hijos y, a la vez, ponerles límites. «Mi casa es friendly. No soy del reto y castigo», aclaró y agregó que si bien Juan es el «más contestatario», con todos le funcionó esta forma de ser como madre.
Para ella, ser una mujer muy libre en sus decisiones personales no le impide ser, a la vez, «una gran compañera de aventura» de sus niños. «Me percibo como una mujer y madre poligénero que se identifica con varios géneros al mismo tiempo. Fluyo y no me encasillo», aseguró esta artista que se define «curiosa por naturaleza».
«Les enseño que sean libres y se den la posibilidad de percibirse sin rótulos», dijo Flor Peña, antes de agregar que sus hijos saben que ella siempre estará a su lado «para ayudarlos a encontrar su destino sin juicios de valor que obstruyan sus libertades individuales».

Comentarios Facebook