Florencia Peña logró que programen la cirugía por un tumor para su mamá

Son días de angustia para Florencia Peña. “Finalmente el Sanatorio San Lucas comprendió la urgencia y van a operar a mi madre esta semana”, tuiteo la actriz para comunicar que Norma, que tiene un tumor maligno de mama, será intervenida en los próximos días. “Ya estábamos preparando el amparo. Agradezco mucho el amor y la ayuda de muchos médicos que se acercaron a dar una mano de corazón. Gracias infinitas Doctor Capulla y Mariana Lestelle”, agregó para celebrar la novedad en medio de la nueva ola de coronavirus que afecta a los argentinos, en general, y a ella de manera personal.
“Quiero contarles que tanto mis hijos como yo somos positivos de COVID”, contó la conductora de Flor de equipo (Telefe), también a través de Twitter, el domingo pasado. “Vuelvo a reafirmar lo que digo desde el primer día, esta guerra invisible nos toca atravesarla con absoluta conciencia de que el esfuerzo debe ser colectivo, y que los niños no están exentos”, agregó sobre la enfermedad que la tiene confinada a ella, pero también a sus hijos, Tomás Otero (18), Juan Otero (12) y Felipe Ponce de León (3), fruto de su actual relación con el abogado salteño Ramiro Ponce de León.
Hace cinco días y tras las nuevas medidas impulsadas por el Gobierno Nacional para regular la ocupación de camas, Florencia había compartido su drama por Twitter: “Mi madre debía operarse este lunes de algo bastante severo. Le acaban de bajar su cirugía, aún cuando su oncólogo la considera urgente. Así estamos. Ella entiende. Lloramos juntas. Me angustia no poder ayudarla. Pero la situación es grave. El esfuerzo sólo puede ser colectivo”. Además, por el mismo medio había contado: “Mi vieja tiene 78 años. Su médico está haciendo lo posible porque atiendan su pedido. Mi hermana y yo haremos lo mismo”.
El martes pasado, en la provincia de Buenos Aires, dónde está ubicado el Sanatorio San Lucas de San Isidro, el Gobernador Axel Kicillof –a través de una resolución, no un decreto– había dispuesto que tanto las clínicas públicas como las privadas ubicadas en la provincia de Buenos Aires suspendan cualquier cirugía y atención de patología que no sean urgentes, para privilegiar la atención a pacientes con coronavirus, ante la llegada de la segunda ola. De acuerdo al último relevamiento, la ocupación de camas de terapia intensiva en en el AMBA asciende al 73%. Y el “aumento exponencial en el número de casos confirmados (de covid) coincide con la mayor ocupación de camas de cuidados intensivos”.

Comentarios Facebook