Fronteras libres, calles custodiadas

Toda la ciudad, sobre todo la zona céntrica no da más de tantos controles que hay, en cada esquina te paran y te piden todos tus datos, tratándote prácticamente como un delincuente, mientras las fronteras están libres y vemos cómo todos los días pasan de Paraguay a Formosa como si nada. En vez de custodiar estas zonas nos vuelven locos dentro de la ciudad. Es el mundo del revés.

Comentarios Facebook