Funcionarios radicales reclamarán ante el STJ por lo ocurrido en la sesión preparatoria de El Colorado

Desde distintos sectores del radicalismo provincial manifestaron que acudirán al Superior Tribunal de Justicia para reclamar sobre lo ocurrido en la sesión preparatoria del Honorable Concejo Deliberante de El Colorado donde el concejal electo, Pablo López Pereyra no pudo asumir a su cargo.

Juan Carlos Amarilla

En ese caso el diputado provincial electo Juan Carlos Amarilla se refirió a lo ocurrido y aseveró que «los concejales justicialistas y el Intendente de El Colorado Mario Brignole son los responsables de esta verdadera barbarie política».
El legislador agregó que «solo a quienes están borrachos de poder e impunidad se les puede ocurrir no respetar lo que votó la gente, no respetar la proclamación y diploma otorgado por el Tribunal Electoral Permanente y tomarle juramento de ley a cualquier otra persona».
«Esto no es sólo un despojo ilegal, arbitrario e inconstitucional hacia la persona del concejal electo Pablo Alfredo López Pereyra sino una falta de respeto a todo el pueblo de El Colorado; al sistema electoral provincial y a todo el ordenamiento jurídico e institucional de la provincia», sentenció Amarilla.
«Confío que el Superior Tribunal de Justicia va a dejar sin efecto todo lo resuelto por este grupo de concejales»; afirmó Amarilla y agregó además que «el STJ va a hacer respetar la voluntad popular y ordenará una nueva sesión para que jure quien verdaderamente fue electo por miles de votos de la ciudad de El Colorado».
Por último, el legislador transmitió su solidaridad con el concejal López Pereyra y repudió a quienes «claramente les falta mucho para comprender lo que implica el sistema democrático».
Martín Hernández

Asimismo el diputado nacional Martín Hernández, quien además es presidente del comité provincial de la UCR y el secretario general del partido Juan Carlos Montiel se expresaron al respecto.
Hernández denunció que «el intendente de El Colorado concretó el domingo lo que advertimos días atrás, fue el organizador de un golpe a la democracia, violentó la voluntad popular despojando al profesor Pablo López Pereyra de la representación que le otorgaron sus votantes. Brignole robó una banca violando alevosamente la ley».
Señaló además que «Brignole puso ilegalmente a su mujer, Clara Graciela Doroñuc para que presida la sesión preparatoria del Concejo Deliberante, en el lugar que le correspondía ocupar a López Pereyra. Toda la sesión es nula y vamos a reclamar al Superior Tribunal de Justicia que le devuelvan la banca a Pablo».
«Este atropello se cometió mediante la prepotencia, e incluso llenando el Concejo Deliberante de efectivos de la Policía provincial, que intentaron impedir que los vecinos ingresen al recinto, a pesar de que las sesiones preparatorias son públicas porque son actos de la democracia», aseveró.
«Hemos advertido que no vamos a tolerar que el gildismo avasalle la voluntad popular. Lo que ocurrió el domingo en El Colorado fue un alevoso fraude al electorado, organizado por un grupo de trasnochados que pretenden desconocer lo que votó la gente», expresó el presidente del radicalismo formoseño.
«Doroñuc, esposa de Brignole fue el instrumento para robar un cargo que no les pertenece. Ella actuó ilegalmente para quitarle la banca a Pablo López Pereyra, violando la Ley 1028 y el Reglamento Interno del propio Concejo Deliberante de El Colorado. Dijimos y reiteramos que al actuar así, el brignolismo se puso fuera de la ley, fuera de la constitución y fuera de la democracia».
Afirmaron desde la UCR que «Mario Brignole decidió expulsar del Concejo a López Pereyra porque le molestan sus críticas. No solo elige a dedo a los concejales de la mayoría, llegando a poner a sus propios familiares en el Concejo Deliberante; ahora también pretende elegir a su gusto a los concejales de la minoría».
«No permitiremos que mediante un acto de bandidaje se anulen los votos de los ciudadanos que eligieron a Pablo López Pereyra para que sea su representante en el Concejo Deliberante de El Colorado. Dijimos y reiteramos que ninguna lectura tramposa de la ley puede avasallar el valor sagrado del voto popular como máxima expresión de la democracia», expresron.
En esa línea advirtieron que «vamos a presentarnos ante el Superior Tribunal de Justicia para reclamar que se devuelva a Pablo López Pereyra el cargo de concejal que le otorgó el pueblo de El Colorado. Si a los jueces les queda una pizca de criterio y de respeto a la ley, no nos queda duda de que Pablo va a recuperar su banca, pero si el Superior Tribunal agacha la cabeza y avala este acto gravísimo de arbitrariedad y abuso de poder, iremos a la Corte Suprema de Justicia de la Nación y denunciaremos en todo el país a los delincuentes de la política que defraudaron el voto popular en El Colorado».

Fabián Olivera

Por su parte el concejal Fabián Olivera reprochó la «maniobra orquestada» por el intendente de El Colorado para frenar la asunción de Pablo López Pereyra como legislador comunal del lugar, y consideró que se trata de una «clara postura antidemocrática», originada en un «profundo sesgo ideológico» que la sociedad formoseña «rechaza desde todo punto de vista».
«Hace pocos días, un ministro del gabinete provincial aseguró que el modelo formoseño se estructura sobre la libertad, la democracia, y la felicidad del pueblo. Tengo que decir que lo ocurrido en El Colorado, es una muestra contundente de cómo se miente usando un relato que se va acomodando a los tiempos políticos, pero que en la práctica es una colosal ficción», contextualizó.
«Ya lo veníamos anticipando, y aunque en el fondo pensábamos que podría imponerse el respeto, la coherencia y el profundo sentir democrático, pudo más la frecuente conducta feudal, propia de quien se cree propietario de la cosa pública, mostrando un brutal desinterés por la decisión popular», amplió.
«No deja de llamarme la atención, proviniendo de un intendente considerado de los mejores del territorio, con recaudaciones altísimas, obras ejecutadas, en muchísimos casos, con fondos propios, y varias veces reelecto», apreció.
«Invito al gobernador Insfrán a profundizar los ideales de su modelo provincial, porque puedo no coincidir con su manera de administrar y con su filosofía política, pero eso no me convierte en su enemigo, porque, desde distintos lugares, tenemos un compromiso en común: trabajar para resolver los problemas del vecino. Sin embargo, si no estamos alineados en la defensa del sistema político que nos sostiene como sociedad, jamás alcanzaremos las metas supremas, aunque, seguramente, podrán concretarse los proyectos personales o grupales», planteó.
«Acá hay una persona que fue votada por la sociedad para que la represente; ese derecho supremo vio violentado por un intendente que cree con poderes superiores, el mismo que hace de la defensa del proyecto provincial, una filosofía de vida, manteniendo una obsecuencia muchas veces obscena hacia el gobernador», reflexionó Olivera.
«Quienes formamos parte de este sistema observamos con mucha preocupación una maniobra desestabilizadora como esta, y exigimos una pronta reacción judicial para enderezar el curso desviado de los acontecimientos, encabezados por una mente que defiende con el codo lo que prometió proteger con sus manos», aseveró.

Comentarios Facebook