Guzmán solicitará al FMI un programa de facilidades extendidas

El ministro de Economía, Martín Guzmán, confirmó que solicitará al Fondo Monetario Internacional (FMI) un programa de facilidades extendidas para devolver al organismo los US$ 44.000 millones que el país recibió durante el gobierno de Mauricio Macri, según la agencia Bloomberg.
El nuevo programa daría un margen de, al menos, cuatro años y medio para comenzar a pagar el dinero adeudado e incluiría la presentación ante el Congreso de un programa de consolidación macroeconómico plurianual, en el cual se determinarán las metas fiscales, monetarias y financieras para cumplir con un sendero de equilibrio hasta 2025.
“El staff del FMI y el Gobierno argentino consideran que en las circunstancias actuales, ese tipo de programa es la mejor alternativa disponible”, dijo Guzmán a periodistas extranjeros en una reunión en el Ministerio de Economía, según Bloomberg.
Fuentes del Palacio de Hacienda señalaron a Télam que las declaraciones de Guzmán se dieron en el marco de un contacto mantenido con medios internacionales.
Hoy arribará a la Argentina una misión del FMI encabezada por la subdirectora del Departamento del Hemisferio Occidental, Julie Kozack, y el asistente del Directorio, Luis Cubeddu, que dará inicio a las conversaciones formales con el organismo multilateral de crédito para renegociar el fallido acuerdo stand by firmado por la anterior gestión de gobierno.
Kozack y Cubeddu ya visitaron la Argentina a principios de octubre último, en la que fue una primera visita exploratoria de la situación económica y social en la Argentina, tras el pedido del Gobierno de renegociar un programa de financiamiento con el organismo por la deuda de US$ 44.000 millones generada entre los años 2018 y 2019.
Durante su estadía en el país, los enviados del FMI analizaron las cuentas públicas, las demandas del sector privado y el dañado entramado social tras varios años de caída de la actividad económica y el efecto de la actual pandemia; y escucharon a dirigentes de la oposición, a representantes del sector privado, de los sindicatos y a economistas, entre otros actores de la sociedad civil.
“Argentina enfrenta complejas dificultades económicas y sociales, en el contexto de una crisis de salud sin precedentes. La profunda recesión ha provocado un aumento de los ya elevados niveles de pobreza y desempleo, cuyos efectos se ven agravados por importantes presiones en el mercado cambiario. Estos son desafíos excepcionalmente difíciles sin soluciones fáciles. Un conjunto completo de políticas podría respaldar el restablecimiento de la confianza, pero deberá calibrarse con mucho cuidado para promover la recuperación y asegurar la estabilidad macroeconómica”, se explayaron Kozack y Cubbedu en su reporte público, una vez concluida la misión.

Comentarios Facebook