Homenajearon En La UNaF Al Dr. Humberto Granada Notario

El Consejo Superior de la Universidad Nacional de Formosa (UNaF) realizó un homenaje al Dr. Humberto Granada Notario, fallecido recientemente y quien fue docente y consiliario de la Facultad de Administración, Economía y Negocios (FAEN).

Durante el evento, varios colegas, docentes, estudiantes y familiares del Dr. Granada dieron testimonio sobre su persona en forma virtual a través de la plataforma Zoom, y el Dr, Diego Granada Lespiau, hijo del fallecido docente, recibió una placa en reconocimiento a la labor desempeñada por su padre.

En diálogo con la Señal Audiovisual Universitaria, el rector Prof. Esp. Augusto Parmetler dijo que “este homenaje es más que merecido, ya que el tránsito del Dr. Granada  por la UNaF ha sido formidable no sólo por su capacidad, sus posgrados y su docencia, sino también por los aportes que realizó en forma solidaria. Era un hombre que quería a la universidad y deseaba ponerla en el pedestal que merece, siempre bregaba por la transparencia, contribuyendo en cada uno de los reglamentos que se confeccionaron en el Consejo Superior”.

“El Dr. Granada era muy activo en la vida académica, y es por ello que el Consejo Superior hemos hecho este homenaje, del que participaron muchos docentes que lo acompañaron en la FAEN, además de amigos personales y familiares. Estamos satisfechos y conmovidos porque sabemos que el Dr. Granada ha dejado un legado en la UNaF, que seguiremos cumpliendo para poder crecer y ser una universidad mejor”, comentó el rector.

Por su parte, el Dr. Granada Lespiau  manifestó emocionarse “con las palabras de todos los consiliarios. Fue un momento muy emotivo pero agradable, ya que me honró mucho y me alegra haber recibido este homenaje”.

“Mi padre tenía tres pilares fundamentales: su familia, la profesión y la universidad. Para él, la UNaF era fundamental;  le importaba proteger mucho la vida académica, el Consejo Superior, las peleas, los objetivos, la protección de los intereses de los docentes y estudiantes, y la institucionalidad. Y como siempre tuvo esa vocación de docente, esto no representaba un trabajo para mi padre, sino una parte de su vida que él apreciaba grandemente”, concluyó el Dr. Granada Lespiau.

Comentarios Facebook