Incendio en dos casas; en una dejaron una plancha prendida, en la otra un celular cargando

Dos domicilios de nuestra ciudad sufrieron un incendio; en el del barrio Simón Bolívar la familia perdió todo luego de que una de las hijas del propietario se olvidara enchufada la plancha, en otro ocurrido en el barrio San Francisco también una menor dejó el celular cargando en la pieza y eso causó un siniestro que por fortuna solo afectó esa zona.

Barrio Simón Bolívar

En ese marco Vicente, un poblador que habita en la manzana 23 casa 32, en diálogo con el Grupo de Medios TVO habló sobre el siniestro que provocó un severo daño en la casa. «Mi hija fue a las prácticas de gala en la Escuela N°30 a la tarde y se vino un poquito tarde para la casa, nos estábamos preparando para ir a la iglesia, ella enchufó la plancha para planchar una pollera que tenía, pero salimos todos y ella dejó la plancha así, llegamos a la iglesia, estábamos alabando a Dios y ahí nos avisaron que la casa se estaba incendiando, vinimos y gracias a los vecinos que nos ayudaron a apagar las llamas pudimos salvar algunas cosas más que no se quemaron. Yo le doy gracias a Dios y a los vecinos por actuar», contó Vicente.
«Los vecinos cuando empezaron a ver fuego entraron, rompieron la puerta porque estaba todo asegurado y gracias a eso pudieron salvar muchas cosas, apagaron las llamas, después llegaron los Bomberos, la Policía para ver lo que pasaba, esperemos que nos den una mano si se puede», acotó el poblador.
Asimismo dijo que en el siniestro «perdimos el Split que era lo de mayor valor porque tampoco teníamos mucho, dos camas, roperos y adentro los chicos tenían teclado, se perdió todo y eso es lo más grave, colchones, camas y demás. La casa está habitable porque la pieza es la que se quemó toda, pero vamos a empezar a limpiar, no queda otra para acondicionar un espacio y que los chicos puedan estar. Vamos a empezar por una parte para que ellos estén ahí, mi hija perdió su mochila completa con sus carpetas adentro, todo se fundió, presenté una exposición de la Policía en la dirección de la Escuela N°30 y me dijeron que nos van a ayudar», dijo.
«Tengo 5 hijos, mi esposa me abandonó hace 2 años, tengo diabetes y soy medicado, muchas cosas no puedo hacer pero trato de pelearla», expresó el hombre y contó que el más chico de sus hijos tiene 8 años, «los más grandes van al colegio y 2 a la escuela, también perdimos unas cuantas ropas que teníamos adentro sobre todo de los chicos, cosas mías, todo fue por el tema de la plancha».
En ese marco el vecino dijo que quien desee puede acercarse al domicilio a colaborar ya que necesitan de suma urgencia sobre todo una cama con colchones para que duerman sus hijos más chicos.
Barrio San Francisco

De la misma forma en el barrio San Francisco entre las calles Carlos Ayala y Coronel Bogado se produjo otro incendio y fue causado por un celular que quedó cargando, según contó la propietaria del domicilio.
«Fue por un celular, eso es lo que nos dijeron los Bomberos porque además era lo único que estaba enchufado ahí, mi hija dejó el celular cargando, la llevé al psicólogo y me llamó mi hijo para avisarme que se estaba incendiando su habitación, por suerte fue solo ahí y como estaba media dividida la pieza, en una parte tiene mi suegra su cama y mi hija del otro lado así que se quemó lo de una parte, pero fue a causa de esto», dijo.
«Mi hija ya me había dicho que el celular cuando cargaba estaba como muy caliente, pero aún así nos cuesta tomar consciencia sobre esto, a veces dejo enchufado y ando por todos lados, lo dejo cargando también durante la noche y no es así, no hacemos caso a la recomendación que nos dan cuando nos venden porque ellos mismos piden que el celular se cargue apagado y no tantas horas tampoco, si bien acá no fue mucho tiempo, el celular ya daba señales de que algo pasaba, era nuevo encima», expresó.
«Esto fue cerca del mediodía, mi hija tenía turno a las 11:30 así que fuimos al psicólogo y en mi casa como hay un negocio en la esquina estaba la mayoría de mis familiares, mis hijos, mi suegra que camina poco porque tiene 84 años. Las cosas en la habitación se destruyeron en su totalidad, pero del otro lado solo quedó el humo, por suerte no se quemó el colchón ni el ropero, el incendio no fue tan grande, nos dijo un bombero que fue gracias a que la ventana estaba cerrada entonces la llama no llegó ahí», destacó.
Asimismo relató que «usamos matafuegos para apagar las llamas, pero ya no alcanzó porque un vecino vino a avisar que se estaba incendiando, mis familiares no sabían lo que pasaba, los Bomberos tardaron un poco pero quizás haya sido porque había otro incendio, eso me contaron y parece que por eso tardaron un poco en llegar, los vecinos y la gente que pasaba trataban de apagar con sus matafuegos pero no podían, todos ayudaban pero fue imposible, el humo agarró todo y no se podía entrar, era un humo negro imposible así que no se pudo hacer más», acotó.
«De la habitación solo pudimos rescatar la cama y el colchón de mi suegra que sacamos, dejamos el ropero cerrado y ahora ya están arreglando esa habitación porque hay parte de la pared donde tienen que picar y revocar de nuevo, esa es la parte más dañada pero por suerte el cielo raso no se destruyó, tiene más de 50 años la casa y es un material fuerte, es algo bueno había sido, tenemos que comprar un aire que también se quemó por las llamas», relató.
«Jamás pensamos que por un celular iba a pasar esto, siempre vemos que a los demás les pasa y como que no creemos que nos podría pasar, hoy nos cuidamos de todo, ya no dejamos más el celular, incluso una amiga vino y me contó que le explotó en la mano un cargador portátil, es muy dañino, tóxico y hay que tener cuidado, eso es lo que aprendimos después de esto. No era un cargador original, eso nos preguntaron los Bomberos porque dicen que eso también recalienta mucho», finalizó la damnificada.

Comentarios Facebook