Independiente sumó a su primer refuerzo y tachó el casillero que faltaba en los 28 clubes de la Liga Profesional

Era el último casillero que faltaba llenar en el mercado de pases. Independiente había quedado rezagado en el ítem de incorporaciones producto de algunas tratativas que no llegaron a buen puerto y problemas económicos que tienen en jaque a las arcas del club. Sin embargo, Eduardo Domínguez pudo sumar su primera cara nueva a casi dos semanas del inicio del torneo: Damián Batallini.
El atacante, que estuvo cerca de recalar en Boca Juniors hace un año, viene de jugar cedido en el fútbol mexicano con la camiseta del Atlético San Luis y ahora se sumará a préstamo en Avellaneda. El futbolista de 25 años debutó en el 2016 en Argentinos Juniors y se mantuvo en el club dueño de su pase hasta fines del 2020.
Si bien negoció para sumara a Leonel Vangioni y Elías Gómez, entre otros, la directiva roja no había logrado abrochar todavía a su primera incorporación en este período de transferencias. “Damián Batallini es nuevo jugador de Independiente. El extremo firmará su contrato en los próximos días. Bienvenido al Rey de Copas”, lo recibió la cuenta oficial de la entidad.
El detalle que marca el presente del Rojo es que era el último equipo de los 28 de la Liga Profesional que estaba sin incorporar en este proceso de transferencias de manera oficial. Unas horas antes al arribo de Batallini, Argentinos Juniors había anunciado el desembarco también de su primer fichaje para tapar su casillero: Mariano Bittolo.
No es extraño el camino que atraviesa Independiente si se tiene en cuenta el complejo escenario político en el que convive. Las elecciones presidenciales que debían celebrarse en diciembre fueron postergadas tras una presentación judicial de la oposición y actualmente el oficialismo que comanda Hugo Moyano lidera el club sin un nuevo cronograma para la votación. Mientras tanto, el Rojo debe solucionar de manera urgente las inhibiciones que tiene sobre la espalda para poder habilitar a los refuerzos y aguarda una extensión en los plazos de la batalla legal por el problemático fichaje de Cecilio Domínguez en 2019 para patear una nueva inhibición para los próximos meses.
La directiva intenta agilizar, al unísono, la salida de Alan Velasco al Dallas de la MLS con el fin de recibir dólares frescos que le permitan tapar el bache de deudas que tiene en jaque a este proceso de transferencias. La última joya de la cantera, que tiene una cláusula de rescisión superior a los 20 millones de dólares, se marcharía por una cifra que gira en torno a los 5 millones y medio de dólares. Además, se espera que haya una serie de bonus en su contrato que podrían agregarle un millón y medio más a ese número en caso que el futbolista de 19 años cumpla con los objetivos pautados.
El próximo paso del Rojo podría darse con el desembarco a préstamo del lateral Alex Vigo, actualmente en River Plate. Este fichaje serviría para tapar la salida de Fabricio Bustos, quien queda libre en seis meses y no renovará, por lo que el club intenta sacarle algo de dinero por su pase mientras negocia con el Inter de Brasil.
Cabe destacar que el club se había asegurado la continuidad del arquero uruguayo Sebastián Sosa, pero había perdido a su capitán y goleador Silvio Romero, quien se marchó al Fortaleza de Brasil por una cifra menor a cambio de su cesión.

Comentarios Facebook