Karina Jelinek desmintió los rumores de su muerte: «¿Por qué tanta maldad?»

La modelo se sorprendió al enterarse de que había trascendido esa falsa noticia entre algunos periodistas..
El jueves por la noche trascendió el rumor de que Karina Jelinek había muerto. Rápidamente muchos periodistas se preocuparon por esta alarma y trataron de chequear la información. Ángel De Brito intentó comunicarse con la modelo y recién este viernes por la mañana pudo charlar con ella a través de mensajes de WhatsApp.
“El rumor estaba instalado más en los periodistas de policiales que tienen este tipo de información. Le empecé a escribir a gente que la conoce a Karina y le mandé un mensaje a ella porque había visto que subió historias en las redes sociales anoche. Karina me escribió justo cuando empezó el programa”, explicó el conductor de Los Ángeles de la Mañana.
“Me quedé tranquilo cuando me escribió: ‘Amore buen día, me quedé dormida’. No le quería decir lo que había pasado, me insistió porque a ella también le había llegado el rumor. Le mentí, pero ella me preguntó: ‘¿Es verdad que dijeron que me morí? no se de dónde puede haber salido, ¿por qué esa maldad?’. Esto pasa cada tanto, que matan a algún famoso”, explicó el jurado del Bailando.
Luego, Karina le contó al periodista: “Estoy en Argentina, estuve viviendo afuera un tiempo. ¿Quién inventó esa maldad? Estoy tranquila y sin escándalos, ya sabés cómo soy voy a investigar sobre el tema, me gustaría saber de dónde nació, no es un rumor normal. Por suerte me alargaron la vida”.
Por otra parte, la ex de Fariña sorprendió en las redes sociales al revelar que había creado un interesante diseño para asistir a un evento. “¿Les gusta mi vestido?”, les preguntó a sus seguidores de Instagram que en un streaming. “Les cuento que este no es un vestido, es un pañuelo con el que me inventé un vestido. Miren, no tenía nada para ponerme así que lo até, le hice un moño con el mismo pañuelo”, explicó mientras mostraba que tan solo se lo cruzó, le hizo un nudo en uno de sus hombros y le puso una especie de ganchito a la altura de la cintura para que no se abriera tanto.
“No tenía mucho en la valija”, explicó Jelinek. Además, mostró los riesgos que corría si se movía demasiado: “Hay que tener cuidado porque si no lo cerrás se ve la cola, la tanguita”. Lo mismo mostró que pasaba con la parte de arriba, a la altura del pecho, con esta pieza armada de forma artesanal: “Acá también hay que tener cuidado por las dudas, porque se escapan”.
Pero ropa no es lo único que le faltaba a esa valija que se nota, armó un tanto despojada de elementos. “No me peiné tampoco, me lavé el pelo pero no tenía peine. Fue una osadía venir a esta fiesta así. A veces vas a un lugar tan hermoso y no la estás pasando tan bien como uno quiere: no tenía peine ni nada, me lavé el pelo, se secó con el viento y así quedó. Aunque sea está limpio, que es lo importante, soy muy limpita”, explicó a cámara mientras se escuchaban voces de fondo del resto de los asistentes.
Esta experiencia, le dejó una enseñanza que también quiso compartirla: “Me di cuenta que la vida es más sencilla, que se puede vivir sin peine y sin cosas. Y que se puede improvisar un vestido con otra cosa que tengas”.

Comentarios Facebook