La Comuna busca dar una solución a los vendedores desalojados de calle Cánepa

El director de Bromatología Municipal, Dr. Jorge Tarantini se refirió a la situación de los puesteros que se ubicaban sobre la calle Ana Elías de Cánepa en cercanía del Banco en el circuito 5. Indicó que el miércoles se procedió a la intervención en el lugar por denuncias de vecinos que se veían imposibilitados de transitar, se verificaron las irregularidades y se intimó a las personas a que desalojen el lugar porque existen estructuras fijas.
«En este marco se acercó un grupo de vendedores con quienes dialogué sobre su situación, la cual es muy complicada por la crisis económica que estamos atravesando y llegamos al acuerdo de que mañana -por hoy- estaríamos reuniéndonos para concretar una solución; a la vez el personal de Obras Privadas volvió al lugar para verificar las estructuras y obras precarias que imposibilitan el paso de los peatones», dijo.
Remarcó: «veremos qué resultado arroja la reunión, a ver si podemos reubicarlos; que vuelvan a ese lugar y de esa manera en la que están ahora no es posible, porque son casillas con estructuras grandes donde dejan las mercaderías y tienen cierta seguridad en cuanto a la protección de sus cosas».
A continuación Tarantini expuso que quienes están en dicho lugar no cuentan con autorización de ningún tipo por parte de la Comuna para estar allí pero «las personas con las que me reuní manifestaron que querían entrar dentro del sistema comercial o regularizar su situación para con el Municipio no tenían carnet de sanidad ni de vendedor ambulante; se comprometieron a realizar ese trámite con la finalidad de poder conseguir algún espacio en un futuro. Se notan las ganas de trabajar de estas personas pero en esas condiciones se complica».
Consultado por el Mercado Frutihortícola del barrio 7 de Mayo indicó que «el lugar si funciona, pero la gente no entra a comprar, por una cuestión de costumbre, entonces los comerciantes salen a la rotonda; el local está en funcionamiento, es criterio de los vendedores salir hacia la calle».
Seguidamente el funcionario municipal confió que con la construcción de casillas hicieron «abuso» del espacio público pero que en algunos casos fue «por extrema necesidad» y en otros «hay personas que montaron una estructura grande y teniendo en cuenta los productos que comercializan bien podrían alquilar un local y regularizar su situación comercial, porque no pagan ningún tipo de impuesto».
Finalmente dejó en claro que «se entabló un diálogo para resolver la cuestión y ordenar la zona para atender también los múltiples pedidos de los vecinos que no pueden circular libremente».
«La situación es muy complicada y tratamos de atender todas las solicitudes», culminó diciendo el Director de Bromatología Municipal.

Comentarios Facebook