La universidad en tiempos de cuarentena

Desde su llegada a nuestro país, por el año 1613, la Universidad siempre ha sido el símbolo del avance y desarrollo en la sociedad argentina. Cuna de destacadas personalidades que supieron dejar su huella en la historia nacional en distintas áreas. Científicos, Médicos, Abogados, Economistas, Políticos, etc. Que fueron fruto de la destacada labor que tuvo la Universidad en la construcción de la Patria que hoy conocemos.
Nuestra región no está exenta de esta suerte. La llegada de la Universidad del Litoral, que luego se convertiría en la Universidad Nacional del Nordeste (UNNE), trajo un sinfín de transformaciones en una de las zonas más postergadas del país. Se convirtió en la herramienta más importante de progreso que tuvo el joven norteño, otorgando a miles el tan ansiado título universitario, convirtiéndose en muchos casos, en los primeros en lograrlo dentro de sus familias. Con el paso del tiempo la vida universitaria se fue expandiendo, se fueron abriendo nuevas unidades académicas, como ser la Universidad Nacional de Formosa (UNaF) en nuestras tierras, la Universidad Nacional de Misiones (UNaM), y la Universidad Nacional Tecnológica (UTN) con sede en la Ciudad de Resistencia.
Por supuesto con el devenir de las décadas la Universidad tuvo que adecuarse a los tiempos que transcurrían y a los avances de la época, algunas modificaciones en los contenidos académicos, científicos y teóricos, y otras estructurales, resultando ser éstas las más significativas y violentas, como lo fue la histórica Reforma Universitaria de 1918 en Córdoba, que dio luz a la Universidad Argentina como hoy la conocemos, pionera en el mundo.
Hoy estamos presenciando un nuevo acontecimiento histórico de transformación y adecuación de la Universidad Argentina a los tiempos que nos toca vivir.
La tan desgraciada Pandemia producto del “coronavirus” (covid-19), trajo consigo la obligación de las unidades académicas a tener que tomar medidas alternativas para poder mantener el dictado de las clases y la continuidad de la agenda. Clases virtuales, a distancia, con aulas a través de sistemas de video llamada, trabajos prácticos vía mail, son algunas de las opciones que están empleando las universidades.
La Universidad Nacional del Nordeste (UNNE) comenzó a implementar clases a través de aulas virtuales y video llamada por medio de la aplicación “Zoom” en su faz Premium, donde en la Facultad de Derecho tanto el Sede Central como las Extensiones Áulicas (que nos toca de cerca por la extensión de la Sede Clorinda) la totalidad de los cursos comenzaron sus actividades por medio de las clases virtuales. Además. Se implementó la posibilidad de inscribirse al sistema de “BECAS UNNE” a través de internet, sin tener la necesidad de utilizar los formularios y trámites presenciales.
La Universidad Nacional de Formosa (UNaF), está comenzando a aplicar su plataforma de aula virtual, la cual se convertirá en el único medio válido para poder participar en el cursado de las materias.
En cuanto al sistema nacional de becas “PROGRESAR”, el Ministerio de Educación de la Nación decretó que, en forma excepcional y por única vez, todos los que hayan sido titulares del beneficio durante el año 2019, que se encuentren inscriptos al 12/03/2020 y que cumplan con los requisitos socioeconómicos, serán renovados automáticamente, teniendo que acreditar los requisitos académicos una vez superada la situación de emergencia sanitaria. Además se prorrogó la inscripción para nuevos beneficiarios hasta el 17/04/2020.

La conclusión que puedo extraer con esta pequeña reflexión sobre el momento de emergencia que estamos viviendo, y la transformación que está transitando la Universidad Argentina de cara al devenir, es la adaptación, que una vez más, realiza el sistema universitario a las circunstancias que demanda la sociedad. La modernidad y la preocupación por poder amoldarse a los tiempos presentes, nos brinda la esperanza de que una vez más nuestras universidades seguirán siendo el motor del progreso regional, y continuar siendo la cuna del alma argentina.

Alejandro Piñeiro
Abogado
Consejero Superior de Rectorado – UNNE

Comentarios Facebook