Las Cebras Viales visitaron la EPEP N° 446 del barrio San Pedro

Con notable entusiasmo por parte de niños, docentes y padres, las Cebras Viales de “Formosa tu ciudad” fueron recibidas por el alumnado de la EPEP Nº 446 “Armando De Vita y Lacerra”, del barrio San Pedro, para concientizar sobre la importancia del correcto uso de las sendas peatonales, en la continuidad del programa de educación vial que viene desarrollando con gran éxito la Subsecretaría de Gobierno municipal en distintos establecimientos educativos de la capital.
La directora de la Escuela, Lidia Esther Weiser, comentó que permanentemente están trabajando de forma articulada con la Municipalidad con las huertas “por lo tanto estamos muy contentos de seguir trabajando y reforzando lo que venimos haciendo; en esta oportunidad de una manera alegre ya que las cebras les proponen a los alumnos aprender normas viales de manera didáctica, a través del baile, el juego y la diversión, y luego los chicos los transmiten en sus hogares”.
“Realmente es un programa muy bueno que nos sirve, sobre todo para la hora de salida de clases, fundamentalmente a los padres para seguir enseñando, porque muchas veces tenemos incorporados los conocimientos viales teóricos pero en la práctica nos cuesta un poco cumplirlos”, indicó la directora del establecimiento.
En tanto, Olga Filday, abuela de un alumno del establecimiento educativo, opinó al respecto que “se trata de una medida muy efectiva, porque es una forma muy didáctica de aprender a manejarse en la vía pública”.
Respecto al movimiento del tránsito a la salida de la escuela, opinó que “es bastante peligroso, sobre todo por la gran cantidad de autos y motos que transitan por la calle, y esta buena iniciativa seguramente ayudará a ordenar el tránsito en este sector para evitar accidentes”.
Por último, José Fernández, vecino del barrio San Pedro, aseguró que “es admirable el acompañamiento que hace en forma permanente tanto el Municipio como el gobierno provincial, porque debemos recordar lo que era nuestro barrio hace 30 años atrás, un baldío abandonado y hoy es digno de admirar todos los beneficios que tenemos, por eso estamos muy agradecidos por todo el crecimiento que hemos tenido”.
“Quiero aprovechar la oportunidad para pedir el apoyo y acompañamiento de las familias, ya que muchas veces cargamos toda la responsabilidad en los docentes y, en lo que a educaciòn vial se refiere, todos tenemos que colaborar con la enseñanza, el buen comportamiento y el respeto a las normas viales para preservar la vida y los bienes de las personas”, concluyó.

Comentarios Facebook