Las constructoras piden alivio fiscal por la extensión de la cuarentena

Las construcciones privadas están totalmente paralizadas. La extensión de la cuarentena que el fin de semana anunció el presidente Alberto Fernández complica aún más al sector que no sabe si podrá pagar los sueldos. Desde la Cámara Argentina de la Construcción (CAC) anunciaron que le pidieron al Gobierno un Repro exprés junto a otras medidas de alivio fiscal para poder afrontar los próximos meses, que ya prevén serán muy complicados.
“La reglamentación de los decretos declaró como esencial la obra pública, no así la obra privada. Pero hay una dificultad extra por la provisión de insumos y la logística que se está buscando resolver con el gobierno. Esta paralización de la actividad viene a agravar la situación dramática en la que se encuentra el sector de la construcción desde hace dos años”, explicaron fuentes de CAC.
Según los últimos datos oficiales del Indec la actividad de la construcción acumula 19 meses en baja y se derrumbó 13,5% en enero, el indicador más bajo de los últimos 12 meses. La contracción de la actividad provocó también bajas importantes en la comercialización de insumos, que llegaron al 63,6% en la utilización de asfalto y del 43,1% en hormigón armado.
La prioridad de las empresas hoy es poder afrontar el pago de salarios de estos meses. “Para ello es central poder avanzar en la implementación de un Repro exprés para empresas constructoras, que se puedan eximir los aportes patronales de empleados que no pueden asistir a las obras y otras medidas de alivio fiscal que estamos planteando en el marco de la mesa de la construcción junto con el gobierno y el gremio para buscar una solución a esta crisis”, indicó la fuente de la CAC.
En cuanto al anuncio que hizo el presidente sobre el lanzamiento de una línea de créditos destinadas a las pymes para el pago de los sueldos, “es necesario además que las medidas financieras implementadas con tasas al 24% lleguen a todas las empresas y no solo a aquellas que son clientes de los bancos y ya se encuentran calificadas”, exigieron.
Para todos los jugadores del sector la urgencia es hoy el pago de los sueldos. “La cadena de pagos está frenada. No se producen cobros de cuotas ni nuevas cobranzas por nuevas ventas, con lo cual el mayor problema es que los fondos operativos en los bancos no van a llegar a cubrir los cheques entregados”, agregó por su parte Guido Wainstein, director del estudio de arquitectura y desarrollo KWZ.
“Las certificaciones en obra son muy grandes y resulta impracticable hacer depósitos grandes en las terminales bancarias, sumado al riesgo que implica romper la cuarentena. Las incomodidades serán para todos los sectores, y la construcción no está excluida, aún así estamos muy satisfechos por la manera en la que las autoridades están encarando el tema”, agregó Wainstein.
Si bien el presente les preocupa, el futuro del sector en medio de la pandemia del coronavirus es aún incierto. “Tendremos que ver llegado el momento cómo se reactivarán las obras y con qué personal contará cada una de las empresas contratadas. Seguramente la tormenta pasará y nuevamente todo se acomodará. No hemos mensurado aún las pérdidas económicas puesto que aún estamos transitando la cuarentena y no sabemos aún hasta cuándo será”, arremetió el director de KWZ.
“Lamentablemente, el panorama no va a cambiar radicalmente con el levantamiento de la cuarentena, que es algo indispensable para poder subsistir. Para que se reactiven proyectos de construcción, va a pasar más tiempo, se tiene que vislumbrar en el horizonte el final de la caída. La economía del mundo está muy frágil y a la Argentina que estaba agonizando antes del coronavirus, le va a costar mucho esfuerzo volver a arrancar”, concluyó Adolfo Curi, Director del Grupo Posadas.

Comentarios Facebook