Las ventas de camionetas rurales cayeron al nivel de 2014

Un termómetro del sector agropecuario es siempre la evolución de ventas de camionetas rurales dado que actúan como un bien de trabajo codiciado en momentos de bonanza y postergado en tiempos de crisis por los productores.
El último informe de la Asociación de Concesionarios de Automotores (ACARA) -al que accedió LPO- muestra que en el periodo enero/septiembre de este año se patentaron un total de 52.036 camionetas rurales en todo el país.
Se trata de una caída del 37% respecto a igual periodo del año pasado (cuando se vendieron 72.536 unidades) y del 43% en comparación a los primeros nueve meses de 2017 (cuando se patentaron 83.843 vehículos).
El dato es que para encontrar un año tan malo hay que remontarse a 2014 cuando se comercializaron apenas 51.525 camionetas rurales en el marco del «ProCreAuto» que permitió financiamiento a tasas reales negativas.
«La caída de ventas se debe a la ausencia de financiación, algo que para nuestro sector siempre ha sido clave. Esta situación negativa probablemente continúe hasta fin de año», advirtió Dante Álvarez, presidente de ACARA.
Un factor que explica la caída de ventas de camionetas rurales es que en los últimos 12 meses los productores agropecuarios, como la mayoría de los trabajadores, no lograron acompañar la inflación interanual que superó el 55%.
En el caso de la soja, la «paritaria» de los productores fue del 40% en el último año ($ 13.800 versus $ 9750 por tonelada). El trigo, en tanto, este miércoles cotizó a $ 11.490 contra $ 8.300 hace exactamente un año (+40%).
Actualmente una camioneta rural cero kilómetro no vale menos de $ 1.500.000 que, con un tipo de cambio en torno a $ 60, representa unos 25.000 dólares (las empresas pueden adquirirlas como bien de trabajo y deducir impuestos).
Ante este panorama desalentador, en medio de un proceso electoral incierto, algunas de las principales concesionarias están ofreciendo importantes descuentos a aquellos productores que tengan la posibilidad de abonar al contado.
Sin embargo, el nivel de incertidumbre es tan grande en el campo que los productores optan por una actitud conservadora ya que se desconoce, entre otras cosas, qué nivel de retenciones y qué reglas de juego regirán el año que viene.
En este contexto, en los primeros nueve meses de este año la Toyota Hilux volvió a liderar el segmento con una cuota de mercado del 39,4%, mientras que en segundo lugar se ubicó la Volkswagen Amarok con una participación del 19,5%.
El tercer lugar del ranking fue para el modelo Ford Ranger con una participación del 17,7%, mientras que Chevrolet S-10 capturó el 10,2%, la Fiat Toro el 9,2% y la Nissan Frontier el 4%, según publica el sitio valorsoja.com.

Comentarios Facebook