Le dieron prisión domiciliaria a la mujer que atropelló y mató a su novio rugbier

Julieta Silva, la mujer que fue condenada a 3 años y 9 meses de cárcel por atropellar y matar a su novio, Genaro Fortunato, a la salida de un boliche en Mendoza en 2017, recibió ayer el beneficio de la prisión domiciliaria pero cumplirá una cuarentena antes de reunirse con sus hijos.
Silva, de 31 años, estaba alojada en una celda del Complejo Penintenciario IV de San Rafael donde cumplía su pena por el asesinato de Fortunato, de 25, a quien atropelló con su auto en la puerta de un boliche de esa localidad mendocina.
Después de completar dos tercios de su condena, la mujer fue trasladada a la casa en San Rafael, Mendoza, que compartirá con su familia, pero antes hará la cuarentena obligatoria como precaución para evitar esparcir el coronavirus Covid-19.
Una vez superada la etapa de cuarentena, Silva podrá interactuar con sus hijos y demás familiares, pero permanecerá recluida en su domicilio hasta que expire su condena por el asesinato de Fortunato, ocurrido en la madrugada del 9 de septiembre del 2017 a la salida de La Mona Bar, ubicado en Hipólito Irigoyen y El Chañaral, de San Rafael.
Silva y Fortunato habían ido juntos a ese boliche en esa oportunidad, pero mantuvieron una discusión fuerte y la mujer se subió a su auto y lo puso en marcha.
Según relató Silva ante los jueces en el juicio oral, al momento del hecho no usaba los lentes recomendados por su astigmatismo y no vio a su novio tirado en la calle.
En ese debate oral, los jueces entendieron que la joven madre de dos niños actuó con «negligencia e imprudencia», y que no hubo dolo para matar al joven.

Comentarios Facebook