Lizy Tagliani abrió las puertas de su casa en el debut de «Divina comida»

Este lunes, Telefe estrenó un nuevo ciclo para el verano 2020: Divina Comida. Se trata de un formato de reality en el que cada semana cinco famosos abren las puertas de sus casas, cocinan y compiten por ver quién de ellos es el mejor anfitrión. ¿La primera en aceptar el desafío? Lizy Tagliani, quien sin ser una experta en el arte culinario, se las ingenió para agasajar a los comensales que la visitaron.
“Como anfitriona soy extraña, me gustan los reuniones expeditivas”, confesó Lizy. En esta primera semana también serán anfitriones Sol Pérez (el martes), Guillermo Cóppola (el miércoles), Federico Bal (el jueves) y Georgina Barbarossa (el viernes). Los cinco se reunirán cada día para comer y brindar y, al final de cada jornada, ellos mismos serán los encargados de puntuar al cocinero de turno para elegir al ganador semanal.
Así, después de mostrar la intimidad de su casa, con sus mascotas, sus fotos familiares y sus colecciones de autitos y muñecas, la conductora de El Precio Justo en compañía de una voz en off fue derecho a la cocina. ¿Qué eligió como menú? Como primer plato, porotos pisados al horno, algo que definió como “una especie de fainá”. Al plato principal lo llamó Tuya solo tuya y se trató de pizzas individuales que personalizó para cada uno de los invitados. Para el postre, Lizy preparó El Hada madrina, una copa con galletitas de chocolate, dulce de leche y helado.
La reunión resultó de lo más amena y divertida. Sin embargo, entre plato y plato se fueron intercalando las opiniones de cada uno de los participantes sobre el trabajo de la anfitriona. Y, a diferencia de otros ciclos en los que los famosos comparten la misma mesa, como Almorzando con Mirtha Legrand o PH, Podemos Hablar, en este caso no hay un conductor llevando las preguntas sino que las cámaras actúan como espectadoras de una charla espontánea entre los comensales.
Como era de esperar, en este primer programa Lizy hizo de las suyas para divertir a sus compañeros; además Georgina colaboró sirviendo la cena, Fede habló de las fotos hot de Sol y Cóppola contó algunas de sus anécdotas junto a Diego Maradona.
Al momento del postre, en tanto, Lizy se fue a charlar a su cuarto con Georgina y Sol, mientras Coppola se quedó aconsejando a Fede sobre distintas cuestiones de la vida. Y después, la anfitriona recibió en su cama a los dos varones, para terminar todos cantando en el dormitorio. En total, sumó 34 puntos de parte de sus compañeros.

Comentarios Facebook