Los precios nos espantan

¿En qué parámetro quedan nuestros sueldos arrastrados en el espanto? Los supermercados siguen remarcando los precios de las mercaderías, juegan a la denigrante pulseada con los desarmados clientes que ven como su dinero ya no vale nada. Por las próximas fiestas como un revanchismo desleal, por la acuciante cuarentena, estos supermercadistas ingenian la pulsión de salvarse solo ellos.

Comentarios Facebook